Prostibulos En Jaen

..

Testimonios de prostitutas calle prostitutas

14.11.2016 La mujer mas puta del mundo 0

testimonios de prostitutas calle prostitutas

Tenía poco tiempo de haberme mudado al barrio cuando se pasó a vivir a la par de mi casa una mujer que alborotó al vecindario entero.

Yo tenía quince años. Yo vi cuando el camión de mudanzas bajaba las cosas de la vecina una tarde de abril. La primera vez que la vi estaba de espaldas y aproveché para ver el cuerpazo que tenía. Al principio la relación con la Gaby era por puntos. Yo le hacía mandados, la iba a dejar y a traer a algunas fiestas o la acompañaba a la casa de alguno de sus clientes. Luego de acumular suficientes puntos, ella me daba mi pago en especie.

La llevamos así por un buen tiempo hasta que todo se empezó a complicar. Algunos hacen cosas como despertarte a medianoche apuntando una pistola a tu cabeza.

Otros pretenden que te valoran y uno se siente como: Parecen tan dulces y encantadores, y te dicen. Pero uno nunca llega a los buenos tiempos. La gente describe la prostitución como algo glamoroso, elegante -como en la historia de la película " Pretty Woman " "Mujer bonita" - pero no es nada parecido. Una prostituta puede acostarse con cinco extraños al día.

No se trata de relaciones, nadie me traía flores, te lo aseguro. Estaban usando mi cuerpo como un inodoro. Yo no sé por qué esos hombres me atacaron. Sólo sé que la sociedad hace que se sientan cómodos haciéndolo. Trajeron consigo su ira o su enfermedad mental o lo que sea y decidieron desquitarse con una prostituta, sabiendo que yo no podía acudir a la policía y que si lo hacía, no me tomarían en serio. Pero después de un tiempo, después de acostarse con todos los que puedes, después de que te han estrangulado, de que te han puesto un cuchillo en la garganta o te han puesto una almohada sobre la cabeza, necesitas algo que te dé valentía.

Mi vestido se atascó en la puerta y él me arrastró por seis cuadras. Me arrancó la piel de mi cara y de un costado de mi cuerpo. Fui al hospital y me llevaron inmediatamente a Emergencias. Debido a la condición en la que me encontraba, llamaron a un oficial de policía quien me vio y dijo: Yo oía cómo la enfermera se reía con él. Me dejaron en la sala de espera pues yo no valía nada, como si no mereciera los servicios de Emergencias después de todo.

Y fue en ese momento, mientras esperaba a que llegaran los del nuevo turno y a que alguien me atendiera, que empecé a reflexionar sobre mi vida. Hasta entonces, siempre había tenido alguna idea de qué hacer, a dónde ir, cómo levantarme de nuevo.

Recuerdo que miré hacia arriba y le dije a Dios: Dios se ocupó de mí inmediatamente. Una doctora vino, me atendió y me dijo que fuera a la asistencia social del hospital. Pero me dieron un tiquete de bus para que fuera a un lugar llamado Casa Génesis, que manejaba una maravillosa inglesa llamada Edwina Gateley, quien se convirtió en mi heroína y mentora. Me ayudó a cambiar mi vida. Me dijeron que me tomara mi tiempo y que me quedara cuanto fuera necesario.

Me quedé casi dos años. Gracias a Edwina Gateley aprendí sobre el valor de esa profunda conexión que puede darse entre mujeres, ese círculo de confianza, amor y apoyo que un grupo de mujeres se pueden dar entre ellas.

Pero empecé a ser voluntaria con trabajadoras sexuales y a ayudar en una investigación de una universidad. Después de un tiempo me di cuenta de que nadie estaba ayudando a esas jóvenes. Nadie iba y les decía: Un atrapasueños es un objeto de los americanos nativos que se cuelga cerca de la cuna de los niños.

Se supone que no deja pasar a las pesadillas. Eso es lo que nosotras queremos hacer: La confidencialidad es su mayor capital y lo saben. Ahí, cuando tenía 15 años, confirmé que ese lugar existía: Nunca sufrí bullying por ser hijo de una puta, ni en el colegio ni en el puerto.

Si así hubiese sido, probablemente se habría dado vuelta y lo habría dejado sentado. Creo que es el factor puerto. Era como la historia de Mujer bonita, pero con un tipo que no era ni tan generoso ni tan bondadoso como el protagonista.

De alguna manera, sentía que él le enrostraba todo el tiempo dónde la había conocido. La ofendía y eso me molestaba. Le decía todo el tiempo que ella tenía a otro. Nos distanciamos y durante los próximos tres años surgió esta sensación de que existía, pero de que no se hacía cargo de mí. El sistema me lo empezó a mostrar: Por primera vez sentí su ausencia.

Llegué a una población politizada, frentista. Allí, un día apareció en una revista un reportaje sobre prostitución, que circuló de casa en casa. En la foto principal, había prostitutas, quienes daban su testimonio y posaban con una huincha que tapaba sus ojos. Las mujeres de la población reconocieron a la hija de una de las vecinas, se pararon afuera de su casa y la increparon.

La trataron de indecente.

Testimonios de prostitutas calle prostitutas -

Parecen tan dulces y encantadores, y te dicen. Llegué a una población politizada, frentista. Mi abuela empezó a decir que yo tenía que ganar dinero para pagar por esos hijos, pues no había comida Yo les rogaba que me dejaran salir pues tenía hambre, pero me dijeron que sólo lo harían si aceptaba trabajar para ellos. Cuando compras sexo, eso dice mucho sobre ti, de tu humanidad y tu sexualidad. Las conocimos cuando tenían 11, 12, 13 años de edad y estaban completamente destruidas. Cuando se involucra al corazón ya todo cambia, no es lo mismo. Yo vi cuando el camión de mudanzas bajaba las cosas de la vecina una tarde de abril. Pero, tras tres años de abstinencia, conocí a un hombre extraordinario. Un día le pregunté a mi abuela qué hacían y me dijo: Los testimonios que recoge son demoledores y las historias que se narran ponen los pelos de gallina. Que te has preguntado en silencio si lo que hacías era ética y moralmente justificable. Cuando llegó la década de los 70, me convertí en el tipo de chica que no sabía cómo decir "no": Una prostituta puede acostarse con cinco extraños al día.

Durante años he tenido la oportunidad de practicar gratis. De hecho, entra en la categoría de multitarea. Si pensabas que me estabas haciendo un favor por pagarme por 30 minutos o una hora, te equivocas. De hecho, hubiese preferido si te hubieses tumbado de espaldas y me hubieses dejado hacer mi trabajo.

Podría haber ganado una medalla de oro por fingir. Fingía tanto, que la recepcionista casi se caía de la silla riéndose. Del lubricante y los condones. Si pensabas que pagabas por lealtad o charlar un rato, debes volver a pensar en ello. No me interesaban tus excusas. O cuando ofrecías cualquier otra patética excusa para comprar sexo. Cuando pensabas que te entendía y que sentía simpatía hacia ti, era todo mentira.

No sentía nada hacia ti excepto desprecio, y al mismo tiempo destruías algo dentro de mí. Plantabas las semillas de la duda. Cuando alababas mi apariencia, mi cuerpo o mis habilidades sexuales, era como si hubieses vomitado encima de mí. Solo veías lo que confirmaba tu ilusión de una mujer sucia con un deseo sexual imparable. De hecho, nunca decías lo que pensabas que yo quería oír.

En su lugar, decías lo que necesitabas oír. Lo decías porque era necesario para preservar la ilusión, y evitaba que tuvieses que pensar cómo había terminado donde estaba a los 20 años. Cuando una gota de sangre aparecía en el condón, no era porque me hubiese bajado el período. Y no, no me iba a casa después de que hubieses terminado. Seguía trabajando, diciéndole al siguiente cliente la misma historia que habías oído.

Estabas tan consumido por tu propia lujuria que un poco de sangre menstrual no te paraba. Lo mismo vale para esas veces que sonreías y decías que parecía que tenía 17 años.

Estabas poniendo a prueba mi habilidad para decir que no. A veces no me quejaba lo suficiente, o simplemente lo ignoraba. Las prostitutas existen porque eres un misógino, y porque solo te preocupan tus necesidades sexuales. Cuando finalmente te regañaba , y dejaba claro que no te iba a volver a tener como cliente si no respetabas las reglas, me insultabas a mí y mi papel como prostituta. Eras condescendiente, amenazador y maleducado. Cuando compras sexo, eso dice mucho sobre ti, de tu humanidad y tu sexualidad.

Para mí, es un signo de tu debilidad, incluso cuando lo confundes con una especie de enfermiza clase de poder y estatus. Crees que tienes derecho. Lo que piensa una prostituta de sus clientes, dicho con total sinceridad Documental 'Prostitución sin censura'. Cuando compras sexo, revelas que no has encontrado el corazón de tu sexualidad. Me das pena, de verdad. Eres tan mediocre que piensas que el sexo consiste en eyacular en la vagina de una extraña.

Qué hombre frustrado y lastimosos debes ser. Un hombre que expresa sus sentimientos a través de sus clímax, que no tiene la habilidad de verbalizarlos, sino que prefiere canalizarlos a través de sus genitales para librarse de ellos. Un hombre verdaderamente masculino nunca se degradaría pagando por sexo. Sé que dentro tienes una conciencia. Crecí junto a trabajadoras sexuales sin saber que lo eran. Para mí eran un grupo de tías, una especie de colectivo con matices de hermandad, de una solidaridad bien hermosa.

No sé si las tengo idealizadas, pero en mi mente figuran como mujeres altas, arregladas, hermosas. Muy femeninas, que lucían a flor de piel su sensualidad. Sentirme abrazado por una de estas mujeronas era impactante.

Es curioso, pero mi familia es bien conservadora en términos del lenguaje. Ese día lo supe, pero no lo entendí. En San Antonio, hablar de putas era como hablar de pescadores o zapateros. De esos tiempos guarda fotos, la mayoría de sus clientes eran extranjeros muy poco agraciados. Por eso, se arreglaba hasta para ir al banco. Pelo holgado, labios y uñas pintadas, tacos de aguja.

Cuidarse a sí misma era cuidar la pega. De grande he vuelto frecuentemente a San Antonio. Ser prostituta significaba convivir con un mundo de astucia, de estrategia, de organización. Había muchas formas de ejercer la prostitución sin sexo. Siempre me llamó la atención su ética.

La confidencialidad es su mayor capital y lo saben. Ahí, cuando tenía 15 años, confirmé que ese lugar existía: Nunca sufrí bullying por ser hijo de una puta, ni en el colegio ni en el puerto.

Si así hubiese sido, probablemente se habría dado vuelta y lo habría dejado sentado. Creo que es el factor puerto.

Era como la historia de Mujer bonita, pero con un tipo que no era ni tan generoso ni tan bondadoso como el protagonista. De alguna manera, sentía que él le enrostraba todo el tiempo dónde la había conocido. La ofendía y eso me molestaba. Le decía todo el tiempo que ella tenía a otro. Nos distanciamos y durante los próximos tres años surgió esta sensación de que existía, pero de que no se hacía cargo de mí.

0 Responses

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *