Prostibulos En Jaen

..

Niñas rameras prostitutas en eixample

10.12.2016 Sinonimos contratar 0

niñas rameras prostitutas en eixample

También se pueden encontrar sudamericanas que se juntan en la esquina con la calle de Rosario del Pino, aunque son las que menos. Prostitutas sudamericanas prostitutas en las calles - dels Se espera que la prostitución aumente a medida que se acerca la Copa Mundial de la FIFA enespecialmente, la prostitución infantil, señala el medio periodístico. Se instauraron controles de alcoholemia de Policía Municipal, y se consiguió vaciar la zona de trabajadoras del sexo.

Prostitutas de la calle videos prostitutas sudamericanas - prostitutas Pasean por la cancha de tenis prostitutas sudamericanas prostitutas en las calles cerca del metro. Uno de cada cinco hombres en España admite pagar por "servicios sexuales". La ley sanciona a clientes y prostitutas niñas rameras prostitutas de calle se imponen sanciones sólo a clientes. Lo primero que tiene que hacer cada madrugada cuando abre es deshacerse de los restos que han dejado noches muy movidas: Las prostitutas prestan sus servicios, por escasos 20 euros, entre las columnas que rodean la Boqueria, que ofrecen un escondite muy precario de La Rambla adyacente y siempre abarrotada de turistas.

Jóvenes africanas -muchas víctimas de la explotación- y, especialmente, travestidos latinoamericanos aprovechan los muchos recovecos oscuros y escondidos de la zona sur del Raval. No fue uno de los vendedores quejumbrosos quien resumió de forma tan certera el problema, sino Carles Martí.

Era y ejercía de edil del distrito de Ciutat Vella. El hoy primer teniente de alcalde de Barcelona anunció entonces que cerraría los porches de noche, y le aplaudieron los comerciantes. Seis años y una ordenanza cívica después no ha cambiado nada en ese lugar. Mientras discuten si ahora debe regular la libertad de los paseantes a vestirse como quieran, la ordenanza fracasa noche tras noche en La Rambla. Las niñas hacen de todo entre las columnas y los camiones de mercancías", dice la dueña de un puesto de quesos.

Poco puede hacer ante este panorama la encargada de hacer cumplir la ordenanza, la policía local. Un portavoz cuenta que las prostitutas se van a otras zonas del barrio cuando las persiguen en La Rambla. Y vuelven a esa vía cuando las van a buscar allí. Así que ni ordenanzas ni policías. Y eso que en el barrio los hay y los ha habido. No analizaré aquí la continua sarta de "perlas misóginas" que ofrece Passi, pero deseo destacar algo que me parece altamente significativo: Así, y sólo como ejemplo, Penélope dejaba de ser un símbolo de castidad para ser presentada como una mujer infiel y corrupta, tanto, que "mereció" ser llamada "fornicaria" por parte de Licofrón.

Conviene no olvidar que su respuesta debe entenderse estrechamente vinculada a este contexto. Seguiré a Adriana Chemello, "La donna, il modello, l im m aginario: M oderata Fonte e Lucrezia Marinelli", en Nel cerchio delta luna. En esta obra Chemello ofrece una antología de textos del tratado de Lucrezia M arinelli, precedida de una sugerente introducción. Sus primeros biógrafos le reconocen agudeza filosófica y versatilidad poética. Su padre, Giovanni Marinelli, fue un filósofo y médico ilustre especializado en enfermedades femeninas.

Originario de Módena, ejerció la medicina en Venecia, editó a Hipócrates16 y compuso, entre otras obras, un libro de recetas para el cuidado del cuerpo femenino, orientado sobre todo al restablecimiento del equilibrio natural, y un tratado sobre remedios para enfermedades de las mujeres No he obtenido hasta el momento información alguna acerca de su madre.

Marinelli contrajo matrimonio con un tal Girolamo Vacca y de su testamento se deduce que tuvo dos hijos, Antonio y Paulina. Véase la consideración de Conti Odorisio op. El objetivo de Lucrezia Marinelli es, pues, rechazar e invertir la pretendida inferioridad femenina. Su respuesta aporta valiosas indicaciones sobre su personal elección de modelos de referencia, lecturas, autores y textos.

Sobre las obras de Lucrezia Marinelli, véase la detallada inform ación facilitada por Adriana Chemello en Lucrezia Marinelli", Stanze ritrovate, cit. Venecia, edición enmendada y am pliada y Venecia, reim presión, hasta donde he podido com probar, de la edición de No me ha sido posible realizar todavía un cotejo m inucioso de las distintas ediciones.

Véase al respecto Giovanna Rabitti, op. Mostrando una gran familiaridad con los principales textos políticos del ateniense, a Marinelli no parece interesarle tanto la progresiva dife Las continuas referencias a las obras políticas, morales y biológicas y al pensamiento de este autor a quien conoce y cita constantemente evidencian la enorme importancia y autoridad del estagirita en este campo. Durante siglos se habían mantenido sin apenas modificaciones las ideas de Aristóteles sobre las mujeres: No obstante, la actitud de Marinelli respecto a Aristóteles no es unívoca.

A cada función le correspondía un juicio distinto. En aquella tradición, conservar expresaba pasividad, ausencia de iniciativas y de voluntad; en cambio, el arte de adquirir, específicamente masculino exigía el desarrollo de virtudes activas. Cam pese - S.

Gastaldi, La dotina e i filosofi. De este modo, vemos cómo a lo largo del tratado se suceden inversiones de juicios tradicionales, reconsideraciones y reinterpretaciones orientadas a la consecución del objetivo prefijado.

Para ilustrar el recorrido de Marinelli, he escogido dos de los motivos desarrollados en su obra que a mi entender reflejan el tono de la apología. El primero de ellos se refiere a la etimología de "mujer", y el segundo gira en tom o al concepto de belleza y su función. De acuerdo con esta concepción, el nombre mantiene un vínculo no arbitrario con la cosa nombrada.

Con su actitud, Marinelli se distanciaba decidida y decisivamente del que había sido tenaz mito de la inferioridad fisiológica Sobre la representación del cuerpo fem enino en algunos tratados de los siglos XV y XVI, véase Ottavia Niccoli, "II corpo femminile nei trattati del Cinquecento", en l corpo Las mujeres, al igual que los hombres, se componen de dos partes: Esta parte es llamada por todos "alma".

La otra parte es el cuerpo caduco, mortal y obediente a las órdenes del alma, ya que de ella depende. Si tomamos la primera parte [ Uno de los cuatro furores divinos poético, m istérico, profético y am oroso que "eleva al hom bre por encima de su naturaleza y lo convierte en dios".

El platonismo de Marsilio Ficino impregna fuertemente la prim era parte del tratado de Marinelli, en especial el capítulo III. Véase la exposición de los cuatro tipos de''locura divina" en Platón, Fedro, ay ss. La belleza depende de la suprema luz, nido de las gracias y de los amores, como lo demuestran los platónicos afirmando que ella es una imagen de la belleza divina. Que la belleza de las mujeres guia al conocimiento de Dios y a las supremas inteligencias y muestra la vía de alcanzar el cielo lo manifiesta Petrarca diciendo que en el movimiento de los ojos de Laura veía una luz que le mostraba la vía del cielo.

Aquellos hombres templados se elevan por medio de ella [ Ese "algo" incorpóreo "rayo y luz", "gracia", "que resplandece en los cuerpos" es un don "excelente" de extraordinaria "utilidad", un primer grado imprescindible para ascender a la "divina Sabiduría", a la divina Belleza. Sólo las condiciones históricas justificaban el mito. Un mito reforzado por la autoridad de que gozaban determinados varones.

La negligencia de quienes las habían sometido "sotto silentio" consolidaba la creencia de que no existían mujeres doctas en las artes ni en las ciencias.

Así, las pocas que acceden a las doctrinas llegan a distinguirse tanto en las ciencias que los hombres las envidian, o las odian, como suelen odiar los menores a los mayores. Pero el resultado no es un simple collage de citas. Marinelli no es una inerte compiladora, ni realiza un ensamblaje de versos y de dichos memorables [ El fragmento, la frase, aislada del texto ajeno, se convierte en un nuevo texto, se carga de nuevo sensum"3s.

Adriana Chemello, "Lucrezia Marinelli", en Stanze ritrovate, cit. En este mismo sentido, la introducción de Fina Birulés a Filosofía y género. Qué os parece, hermanos, no queréis descubrir las obras buenas del sexo femenino tan digno y excelente, y, lo que es peor, vais encontrando siempre nuevos motivos para vituperarlo, a fin de que siga oprimido y sepulto. D o l o r s M o l a s i F o n t El contingut del títol escollit és evident que excedeix del temps adequat per ser exposat en una conferencia.

Ara bé, aquest marc ampli ens permet plantejar un seguit de qüestions referents al paper que les dones van ocupar en la producció, i més concretament quin era l espai laboral destinat a les dones lliures de les classes menys afavorides en el quadre del sistema esclavista roma1.

De bon principi, sembla que l elecció del tema no ofereix grans possibilitats, ja que si la documentació que al.

Roman working women in Ostia. Roma, així organitzada, es va convertir en el decurs del segle III a. Excepte Plaute i Terenci en les seves comédies, els escriptors antics d época republicana van pasar per complet de les classes populars, especialment les classes camperoles, pero l oblit envers les dones pageses va ser absolut. Haurem desperar fins a les darreries del segle I d. Un camp així nodria el mateix pare i la munió de gent de la seva cabana, on la mulier jeia partera, on jugaven quatre infants, un d ells esclau nat a la casa, lliures els altres tres i per ais germans grans, quan tomaven de cavar o de llaurar hi havia un sopar més abundós: Sabem que al llarg de la história, en la majoria de sistemes agraris basats en el régim de la petita propietat familiar, o bé també en el de la parceria, les dones han tingut un paper, com a minim semblant al dels homes i, en el cas de les societats guerreres o bé en períodes de conflictivitat bél.

D aquí que el model que Juvenal dibuixa no pugui acceptar, ni incloure la realitat, ja que essent el conreu de la terra própia lunic treball manual digne, l autor no pot acceptar que les dones el realitzin de la mateixa manera que els homes.

L alternativa pels pagesos arruinats va ser em igrar a les ciutats on, amb molta sort, s integraren entre les classes económicament actives, o bé, segons s intueix en els textos, passaren a form ar part de la massa de desocupats que vivien del clientelisme politic. Una altra alternativa pels varons va ser apuntar-se al nou exércit de professio- 3. II, Fundació Bemat Metge, Barcelona, Citem només, a tall d'exemple, alguns nom s d autors que han treballat sobre el tema del retrocés de la petita propietat familiar, com Tibiletti, L.

Quines possibilitats de subsisténcia tenien les camperoles empobrides que, molt sovint soles a causa deis efectes de les guerres, o bé acompanyades dels seus homes, van haver d'emigrar ais nuclis urbans? La milicia va estar sempre prohibida a les dones gregues i a les romanes, mentre que la participació política fou sempre un fet impensable pel sexe femení, encara que fos en els nivells més baixos de participació, com ara el clientelisme. Va caldre esperar a 1 época imperial per que aquesta es convertís en un afer d estat a fi de controlar les classes populars.

Logic és dones que ens preguntem de qué vivien les camperoles emigrades a la ciutat i fer extensiva la pregunta a les dones que durant els segles I i II d. Els mitjans economics d'aquestes dones ben poc s havia de diferenciar del de les seves avantpassades republicanes.

Eloge funébre d une matrone romaine. Aqüestes dones formen part de les opifices, genéricament dones que treballen en un taller, de les tabemarii, dones que treballen en la venda, tavemes, cases de menjars i en hostals, i de les mercennarii, aquelles que fan serveis al public com les porteres. No és estrany que les activitas més recordades fossin aquelles que podien desenvolupar lligams afectius amb els membres de la familia, com dides i mainaderes8.

Aqüestes activitats apareixen també esmentades en els textos, peró normalment en el marc de les cases de les classes dirigents i de la familia imperial10, mentre que de Plaute a Marcial es repeteix, a la manera d'un topos, la figura cómica de la barbera deshonesta que viu en un barrí pobre De bon antuvi, creiem que no es pot excloure que les dones nascudes lliures, peró pobres, treballessin en cases benestants i fins i tot modestes, en tasques no especialitzades i per aixó indignes de ser recordades.

Labors relacionades amb el vestit preparar la llana, filar, teixir, confeccionar i arranjar vestits apareixen associades a productores femenines. Women in roman law and society. Fundació Bemat Metge, Barcelona,. En els escrits dels intellectuals aristócrates i classistes romans, les classes populars eren contemplades com una massa tumultuosa, sorollosa i molesta, sense diferenciar ni els estatus, ni els diferents graus de benestar que, lógicament, havia d'existir en el seu si.

Pero aquest fet no ens ha d'estranyar si tenim en compte que l alliberament d un esclau sovint era un afer economic realitzat a favor de lam o que, convertít en patró, disfrutava dels beneficis del patronatge i ensems s estalviava el manteniment de l'esclau En el cas de les llibertes, no oblidem que l an- La situation de la femme", a Recherches sur les estructures sociales dans l antiquité classique.

París, , p Sobre les obligacions deis lliberts, veure el Digest 38,. Peró, resulta que la documentació relativament abundant conservada sobre les prostitutes textos escrits i grafits especialm ent de Pompeya i fins i tot alguna inscripció que indirectam ent pot indicar una prostituta18, mencionen solam ent esclaves i llibertes que treballaven en locals on el negoci del sexe s exercia amb tota normalitat: Davant de la prostitució, altra vegada observem com la documentació histórica deixa en l anonimat les dones lliures humils.

Aquest fet es pot interpretar com que les pobres, igual que les esclaves i llibertes velles, exercien la prostitució en els nivells més baixos de l ofici, o sigui en els carrers i sota els porxos. Pomeroy, el terme fornicar té 1 origen en la paraula llatina fomicatus que significa volta Les prostitutes són els personatges millor Al respecte cal veure: Hotels, restaurants and cabarets dans l'antiquité romaine.

The women o f Pompei. Case e abitanti di Pompei. Diosas, rameras, esposas i esclavas. La raó d'aquest estat de coses radica en el fet que, la societat romana fou una societat monógama, al si de la qual s educava els nois com a individuus sexualment actius i se ls estimulava a teñir les primeres experiéncies en els prostíbuls.

Plutarc, en les Obres morals escrit en el qual de manera general es valora el talent i la capacitat de les dones escriu: No ens ha d estranyar, dones, que l esfera jurídica s ocupés sovint de regular la conducta social i económica de les prostitutes. Així, per exemple, el ju Literatura masculina y mujer en el Imperio rom a no. Women's life Greece and Rome. Pero, la prostitució era una institució que contenia una moral doble: Llavors, com que la prostitució era legal i no es cometía adulteri, i les prostitutes estaven eximides de l'aplicació de la llei, alguns autors diuen que dones de les classes benestants s inscrivien com a prostitutes per poder teñir relacions sexuals extra-matrimonials Es difícil saber si la prostitució va ser l ofici que les dones romanes més van exercir.

Ara bé, el que si és cert i per obvi i sabut és gairebé ridícul de recordar, és que la prostitució femenina estava destinada ais varons, una relació-necessitat que va quedar plasmada en la literatura llatina; una literatura totalment copada per varons en la qual aquests plasmaren la seva própia visió del món: A gustus Legislation concerning marriage, procreation, love affairs and adultery.

Ara bé, considerem que una segona i fins i tot una tercera lectura de la documentació disponible, a més de la lectura del buit de documentació sobre les dones lliures i pobres, questiona com a minim el panorama dissenyat. Aquest va ser el panoram a que els escriptors, membres de la mateixa classe dirigent contemplaven normalment.

Ensems, l'existéncia duna forta jerarquía respecte ais diferents tipus de treballs, va provocar que les uniques dones recordades fossin aquelles que exerciren tasques valorades socialment, mentre que les lliures que practicaven les tasques infravalorades, com fou el cas extrem de les prostitutes, no van meréixer ni ser esmentades. La história deis pitagórics és la m és controvertida, obscura i com plexa de tota la filosofía grega.

No obstant, m algrat la seva com plicada i llarga evolució, fou una característica deis pitagórics com binar les innovacions de pensam ent am b un im m ens respecte per la tradició. G orm an, Pythagoras. El problem a és que resulta de lectura difícil.

L edició, acom panyada de traducció, que hem utilitzat és Iamblichus, On the Pythagorean Way o f Life, ed. Hershbell, Scholars Press, Atlanta, Georgia. Activitats totes que ajuden l home a obtenir la relació apropiada, és a dir harmónica, envers ells mateixos, els altres i l univers sencer, que és considerat com quelcom ordenat i harmonios. Així dones els pitagórics3 dónen molta importancia a la paideia, l educació, que contribueix a la millora deis éssers humans, i que pot aconseguir-se a través de la percepció deis sentits mirant formes belles i escoltant bones i fines melodies, o de la percepció intel.

Sembla per tant que des d'un bon principi les dones tingueren una important participado en la vida filosófica de leseóla pitagórica4, escola que dura de finals del s. Per a Teano l obligació principal d una esposa és la d agradar al seu marit i de cap manera ha de teñir altres amants. No obstant, dins del matrimoni, la castedat i la virtut no són identificades amb l abstinéncia de relacions sexuals. Car en ser preguntada Teano quant de temps després d haver tingut relacions amb el marit una dona tom a va a ser pura, 3.

Per a una aproxim ació general i com pleta de la filosofía pitagórica pot veure s el llibre recent d I. Universitaires, Paris Veure M. També se li atribueix l afirmació que una dona, en allitar-se amb el marit, cal que deixi de banda, a l'ensems que els vestits, el pudor, i que en tom ar a posar-se els uns, recuperi l altre. Podríem resumir-ho de la manera següent.

La dona, que comparteix amb l home les virtuts de coratge, intel. Peró per veure més de prop qué pensaven les dones pitagóriques sobre elles mateixes, potser val més escoltar la seva propia veu. Per aixó he seleccionat quatre textos5 sobre temes tradicionalment lligats a la condició de dona. Els dos següents són fragments d'un tractat Sobre l harmonia de la dona atribuit a Perictione, autora que alguns han volgut identificar amb la mare de 5.

Per aixó no acostum en a figurar en les Histories de la Filosofía. No obstant, encara que siguin alguns segles m és tardans que els personatges ais quals s atribueixen, la ideologia que com uniquen i la im atge de la don a que recreen els converteixen en ben interessants per a nosaltres.

L ultim a edició deis textos atribuits a les filosofes pitagóriques la trobem a H. La traducció que nosaltres oferim ha estat feta seguint el text establert per Thesleff. Fintis analitza amb detall tots els aspectes de la conducta femenina on cal que es manifesti la virtut de la prudéncia. Malgrat que les autores s estenen totes en details de la vida quotidiana, no hem de veure en aixó un signe de superficialitat, sinó un afany d adaptar aquesta vida de cada dia ais principis de la seva doctrina filosófica.

La netedat que es reclama a la dida, per exemple, el color blanc i la senzillesa que es demana a les dones en el vestir, responen a la idea pitagórica que el ser net és un signe de la imparcialitat i equitat en els raonaments.

L extremada fidelitat al marit, d altra banda, respon al criteri d assegurar la legitimitat deis filis i, per tant, de la transmissió del patrimoni i deis drets de ciutadania, dos elements molt importants per a la conservació i fortalesa de Yoilcos, que ja hem vist que consideraven com la base de l estat.

Perqué has esdevingut mare t ofereixo aquests consells sobre els infants. Escull una nodrissa que sembli ben disposta i neta, a més de modesta i no propensa a excessos de son o de beguda. La dida és una part important en alió que constitueix el primer i més principal fonament per a la vida sencera de l'infant, és a dir alimentar-lo per fer-lo gran correctament. Que no es deixi tampoc, quan li plagui, dominar per la son, sinó tan sois quan el nadó tingui necessitat de repós. Aquesta nodrissa no ha de ser irascible, ni massa enraonadora, ni indiferent en la tria dels aliments: Si se'ls nodreix d una altra manera, cal donar-los l alimentació més senzilla possible, i abstenir-se per complet del vi, car és una beguda No obstant, si se ls en dóna, que sigui rarament i en una barreja que imiti la tebior de la llet.

No s han de banyar massa sovint: L aire apropiat convé que estigui en un punt mig entre calent i fred, i la cambra de l infant no ha d estar ni massa exposada ais corrents d aire, ni tampoc massa tancada. Que l aigua no sigui ni dura ni tova.

El Hit no ha de ser massa dur, sinó ben adaptat al seu eos. Car en tots aquests aspectes la naturalesa exigeix el que és convenient, peró no pas res rebuscat. Amb l ajuda deis déus, ja tindré ocasió més endavant de proveir-te amb altres conseus adequats per a l educació de l infant. Car si aconsegueix sobreposar-se al desig i a la passió, la dona esdevé divina i harmoniosa.

Car les que s enamoren de Hits estrangers esdevenen elles mateixes enemigues de tots els de casa seva, tant deis de condició lliure com dels servents. Peró sobre aquest tema ja he parlat prou. Quant al eos, cal regular-lo d acord amb la mesura que la naturalesa ens indica, tant pel que fa a l alimentació, com ais vestits, ais banys, ais ungüents, a l arranjament dels cabells, i a tot alió que ofereixen per al nostre ornament l or i les pedres precioses.

Les dones a qui agraden les menges i begudes costoses, que es vesteixen amb roba cara i duen a sobre el que duen, corren el rise de faltar i comportar-se malament en relació al Hit conjugal, i mol tes altres coses.

Eliminar de l alimentació tot el que es ven a un preu molt elevat i tot el que gaudeix de molta reputació, és erradicar un vici de cap manera petit. El eos només demana, efectivament, no teñir fred i, per pudor, no anar despullat: L'opinió dels homes aspira per ignorancia a ornamente frivols i superflus.

Car la dona que empra aqueste refinamente cerca un admirador de la insensatesa femenina. En efecte, la bellesa ve del seny, i la que agrada a les dones honestes no és la que resulta d aquestes pintures. Si per cas gaudeix d aquests privilegis, tampoc no se n afligeix; peró si no els té, no fa res per cercar-los, car la dona que és assenyada no té cap dificultat de viure sense ells. Cal també que honori els déus amb la bona esperanza d assolir la felicitat, i obeeixi les liéis i els costums establerts pels avantpassats.

Després deis déus die que cal recordar-se d honorar i de reverenciar els pares: En relació al propi marit, la dona ha de viure tant d acord amb els costums i amb tanta sinceritat, que no cal que pensi fer res pel seu particular, sinó tan sois vetllar i guardar el Hit conjugal. Car aixó ja ho és tot. Cal també que suporti tot alió que pugui succeir-li al marit, tant si és víctima de l infortuni, com si perd els béns per descuit, per malaltia o per excés de beguda, o si té relacions amb altres dones.

Aquesta feblesa és perdonada ais homes, peró de cap manera a les dones: Cal dones saber allunyar-se del que la llei castiga, i no mostrar-se gelosa. Cal també suportar la cólera, l avarícia, les lamentacions, la gelosia i els retrets del propi marit, i qualsevol altre defecte que pugui teñir per naturalesa. Car la dona que és apreciada pel seu marit i es preocupa pels béns del seu espós, esdevé harmonía, estima la familia sencera, i suscita per al casal la benvolenga deis estrangers.

Peró si no l estima, no vol veure sans i estalvis ni el casal, ni els filis, ni els servente,ni cap deis béns de la seva llar; ans, com si fos una enemiga, invoca i fa precs per una ruina total, desitja la mort del II No hem de dir mai mal deis nostres pares ni fer-los-en; hem d obeir, tant en les coses petites com en les importants aquells que ens han engendrat. Car aquest comportament, en efecte, passa per ser pie de saviesa ais ulls dels homes pietosos.

Pensó que els déus no han de sentir-se ofesos quan veuen el nostre respecte pels pares. Per aixó cal que, vius o morts, els honorem, i no malparlem mai d ells. Peró si, per causa de la malaltia o de la imaginació s enganyen, aleshores cal exhortarlo s i ensenyar-los, peró no tractar-los mai com a enemies.

Car, de fet, no hi ha per ais homes una falta i una injusticia més gran que comportar-se sense pietat envers els pares.

F i n t i s, d e l a p r u d é n c ia e n l a d o n a Ser del tot bona i honesta és convenient per a la dona, peró cap no ho esdevindria sense la virtut. Cada virtut, en efecte, té relació amb al La virtut propia deis ulls fa els ulls excel. Quant a mi, crec que certes ocupacions són particulars de l home, que altres ho són de la dona, i que n hi ha de comunes a l home i a la dona; crec que algunes són més convenients per a l home que per a la dona, i que d altres són més adients a la dona que a l home.

Les que són particulars a la dona són les de vetllar per la seva llar, quedar-se a casa, esperar el seu marit i servir-lo. Les virtuts del eos són: Unes escau més a l home posseir-les i practicar-les, altres són més adients per a la dona. La prudencia, en canvi, escau més a la dona. Per aixó cal educar-la tot ensenyant-li a conéixer qué és la prudencia, i per quants i quins mitjans la dona pot assolir aquest bé.

Jo afirmo que són cinc. En cinqué lloc, mostrant-se precisa i moderada en els sacrificis que ofrena a la divinitat. Car, aquella que per aquest motiu transgredeix la llei, ofén en primer lloc els déus de la familia, perqué no aporta uns suports legitims, sinó bastards, a la seva llar i a la seva familia. Ofén així mateix la seva patria en no respectar les prescripcions establertes. I encara més, crec que la seva falta és una d aquelles per a les que, per la magnitud de la Car la fi de tota desmesura és la ruina.

Cal encara considerar un altre punt: Aquesta falta és, efectivament, d entre totes, la que la divinitat jutja més inexorablement. L om am ent millor duna dona lliure i la seva gloria més gran és poder testimoniar, per l aspecte dels seus filis, la fidelitat que ha sabut guardar al seu marit, si el cel li concedeix que els filis guardin la semblanza que els uneix al pare que els va engendrar.

Pero ja he parlat prou pel que fa al Hit conjugal. Quant ais ornaments amb qué és convenient embolcallar el eos, pensó que han de ser així. Cal que la dona vesteixi de blanc, amb simplicitat i sense superfluitat. No cal que la seva cara quedi realzada per uns colors manllevats i estranys, ans per la qualitat natural de la pell, que només s'ha de rentar amb aigua. La mestressa de casa, que té la tasca de presidir una llar, cal que sigui prudent i es mantingui en tota ocasió allunyada de qualsevol cosa que pugui ultratjar-la.

En De claris mulieribus2, una recopilación de biografías de famosas mujeres a través de antiguas fuentes griegas y romanas, convierte Boccaccio a Iaia en Marcia. Formando la vírgula de la inicial iluminada Q se columpia un personaje femenino, cuyo nombre "Claricia" figura al lado de su cabeza. Se trata de dos casos excepcionales ya que, como sabemos por la historiografía feminista, la mayoría de las pintoras de la Edad Media ejercían su oficio de forma anónima desde los conventos.

Internationales Symposium der Bibliotheca Hertziana, Rom , pp. Mientras que la mayoría de pintoras que conocemos eran hijas de pintores Anguissola provenía de una familia de la pequeña aristocracia de Cremona y recibió, al igual que sus cinco hermanas4, una educación con arreglo a los ideales humanistas del Renacimiento.

La imposibilidad de proveer a todas sus hijas con una dote pudo ser el motivo de que el padre fomentase el talento de sus hijas para la pintura. Sofonisba, la mayor de las hermanas, alcanzó tal renombre como retratista que fue llamada a la corte de Felipe II como dama de la reina Isabel de Valois donde permaneció unos dieciséis años hasta la muerte de Ana de Austria.

Durante toda su vida se representó en numerosos autorretratos de los cuales conocemos trece. En una especie de homenaje a su maestro Bernardino Cam pi, se retrata a sí misma siendo pintada sobre un lienzo por éste, es decir crea un cuadro dentro de un cuadro.

Sólo en dos ocasiones, en un autorretrato de y en otro de fecha desconocida, se retrata a sí misma como pintora con pinceles y paleta. Obviamente Anguissola, al igual que muchos hombres pintores de esta época, elude el ser identificada con el ejercicio de una profesión artesanal y prefiere hacer constar su talento a través de inscripciones en latín como, por ejemplo, en una miniatura de Sofonisba Anguissola e le sue sorelle, Milano ; Kusche, M.

Sofonisba Anguissola en España. Sofonisba Anguissola, New York En un retrato de representa Sofonisba a dos de sus hermanas jugando al ajedrez.

Durante su estancia en la corte española pintó num erosos retratos de la familia real pero no actuaba como una profesional. No firmaba sus cuadros ni recibía pago alguno por ellos ya que com o dam a de la reina tenía sus gajes de dam a de honor de la reina. Todas ellas parecen haber interrumpido por un momento su trabajo para volverse hacia el espectador.

El título de este cuadro es La pittura8, es decir Gentileschi se represente a sí misma como la alegoría de la pintura, tema central del discurso sobre la teoría del arte en el Renacimiento tardío.

Siguiendo las indicaciones de la Iconología de Cesare Rippa, Gentileschi lleva los atributos de la personificación de la pintura: El hecho de ser una mujer hacen posible que Gentileschi pueda unir en un solo cuadro dos géneros, el del autorretrato y el de la alegoría, que sus colegas masculinos estaban obligados a tratar por separado. Su retrato se identifica así con el acto mismo de pintar. Judith Leyster, Divaco Garrard, M.

Rosalba Cam era, Torino Seznec J. Salons, Oxford , p. Sin intentar ocultar las secuelas de la edad se muestra con un gran anteojo sujeto a su tocado. A excepción de Kaufmann, quién también cultivo el cuadro de historia, todas ellas se dedicaron casi exclusivamente al género del retrato. En la mayoría de estos retratos se muestran con los atributos de su profesión, pincel y paleta. La pintora se representa en un cuadro de gran formato de cuerpo entero sentada ante un lienzo y acompañada por dos discípulas.

La inclusión de las dos discípulas se presta a una doble lectura. Labille-Guiard se muestra en todo sus esplendor femenino, ataviada con un favorecedor sombrero de plumas y un vestido del que ha suprimido el habitual pañuelo con el que se cubrían las mujeres de la burguesía el escote.

Al parecer, talento y belleza no eran todavía suficientes para satisfacer el ideal de la mujer pintora. Pero la relación entre ambas debió ser muy diferente. Debido a su Bedingungen weiblicher Kreativitat in der Malerei des Jahrhunderts, W einheim Passez, A. Biographie et catalogue raisonné des oeuvres de Mme.

Labille-Guiard, Paris Mengden, L. Der Schónheit M alerin Hay que constatar, sin embargo, que cuando esto sucede, las Academias se encuentran en estado de decadencia y empiezan a ser rechazadas por las vanguardias artísticas.

Mientras que la mayoría de las mujeres artistas procedían de los ambientes de la burguesía ilustrada y estudiaban en academias privadas, Suzanne Valadon14 era hija de una lavandera y su formación puede calificarse de autodidacta. En el caso de Valandon al parecer sus desventajas sociales facilitan su liberación como artista. Valandon no tiene que luchar contra las convenciones sociales que obstaculizaban el desarrollo artístico de las mujeres de su época ya que desde su nacimiento como hija ilegítima se encuentra marginada de esa sociedad.

Desde muy joven tiene que valerse por sí sola a través de diversos trabajos como criada y dependienta antes de convertirse en modelo y amante de diversos artistas y protectores. A los 18 años da a luz a un hijo, al igual que ella ilegítimo. Los primeros dibujos que se conocen de Valandon datan de , es decir de la época en la que comienza a trabajar como modelo.

Entre estos se encuentra un primer autorretrato al pastel en el que se muestra seria y con mirada firme. Ella misma es su modelo y a la vez pintora. Habituada a moverse fuera de todas las normas morales de la sociedad se atreve incluso con el desnudo masculino. W am od, J. Suzanne Valandon, París ; Krininger, D. Valandon realiza numerosos autorretratos a lo largo de su actividad artística.

No es el cuerpo juvenil y atractivo que atraía a los artistas para los que había posado como modelo sino el de una m ujer mayor y con los pechos caídos que en un gesto de autoafirmación documenta su decadencia física. También la pintora alemana Paula Modersohn-Becker16 aparece desnuda en varios autorretratos. Su trayectoria es, sin embargo, muy diferente a la de Valandon. Procedente de una familia de la pequeña burguesía ilustrada que la obliga a realizar estudios de Magisterio antes de poderse dedicar a la pintura, se casa con un pintor bastante mayor que ella dedicado a la pintura de paisaje.

Los testimonios de Modersohn-Becker sobre este intento de liberación son sobrecogedores. En una carta del 21 de mayo de , poco después de su marcha a París escribe a una amiga: Ya veréis ahora, en libertad, podré llegar a ser algo. Paula Modersohn-Becker, Frankfurt a.

M odersohn-becker in Briefen und Tagebüchem, Frankfurt a. Este verano he descubierto que no soy una mujer que puede valerse por sí sola. Aparte de las preocupaciones monetarias, mi libertad me llevaría a perderme a mí misma.

Y yo quiero llegar a crear algo propio. Entre los cuadros, dedicados en gran parte a la figura femenina, que realiza Modersohn-Becker durante su corta trayectoria artística , se encuentran nada menos que 30 autorretratos. Los primeros autorretratos son principalmente estudios de su rostro. Uno de los primeros autorretratos, un dibujo, muestra a una sonriente mujer de 22 años. Su compromiso con el mundo del proletariado cuya miserable existencia conoce directamente a través del trabajo de su marido que ejerce como médico en un barrio obrero y sus propias experiencias personales pierde un hijo en la Primera Guerra Mundial y a un nieto en la Segunda, y es expulsada de la Academia de Bellas Artes en por los nacionalsocialistas hacen desaparecer esa sonrisa optimista de su primer autorretrato.

A lo largo de los años va fijando en sus autorretratos las huellas que la edad y el sufrimiento van marcando en éste. A veces, en un gesto de melancolía, apoya la cabeza sobre su mano; National Gallery, W ashington. Su imagen refleja una infinita tristeza. Ambas participaron, sin embargo, activamente en todas las actividades de esta agrupación y dejaron una notable obra pictórica entre la que se encuentran también varios autorretratos, si bien cabe decir que ninguna de ellas dos dio el paso definitivo hacia la abstracción como en el caso de Kandinsky.

Entre este autorretrato y el que ejecutó en , no sólo tercian diecisiete años sino también una experiencia sumamente dolorosa y decepcionante. Cuando ejecutó el autorretrato de , con los pinceles en la mano derecha como atributo de su profesión, Werefkin se encontraba al comienzo de una carrera artística muy prometedora. Alexej Jawlensky se convierte en el alumno y protegido de la famosa pintora. Tras la muerte del padre de Werefkin en y con una sustanciosa pensión marchan ambos a Munich para completar la formación de Jawlensky.

Mientras las otras especializaciones ofrecían distintos contenidos, la prensa llamada del corazón ofrece varios modelos de mujer o diversos prototipos femeninos. Fontcuberta define lo que denomina "democracia de las pasiones": Por ejemplo,"el comportamiento de Estefanía de Monaco, visuali El cuarto capítulo lo titulamos Una población invisible? Porque los textos se refieren a la misteriosa presencia de las hadas Roma , a la subaltemidad, siempre en segunda fila sin llegar a ser persona, de las mujeres que producen el arte popular de los judas mexicanos Bartra.

Josefina Roma analiza los contactos que se producen entre pueblos victoriosos y pueblos vencidos, desde el neolítico hasta llegar al hoy, de determinadas zonas del Pirineo o de las Hurdes. Diferencias entre poblaciones, para Josefina Roma, siempre culturales y de género. Eli Bartra estudia la feminización del arte efímero de la producción de judas, arte de origen español y destinado en principio a ser quemado. Aun así las mujeres ocupan sólo un lugar de comparsas aunque estén presentes en todo el proceso de producción y distribución.

Ahí presentes siempre, pero siempre en segunda fila, sin que se les distinga claramente su persona en la subaltemidad. Como conclusión la conferencia de Marina Subirats titulada, "Panorama de la Situación Educativa de las Mujeres", recoge planteamientos Porque la escuela que recientemente ha tendido a elaborar un modelo educativo unificado para los niños y para las niñas, no obstante en sus planteamientos ha obedecido a un orden masculino.

Por ello Subirats afirma que para eliminar el sexismo hace falta rehacer el sistema de valores reintroduciendo las maneras de pensar y hacer tradicionalmente elaboradas por las mujeres y poniéndolas a disposición de los niños y de las niñas sin distinciones.

Para que las mujeres no se piensen a sí mismas como pensadas por otro Esta exigencia de Adriana Cavero subvierte las categorías del pensamiento occidental que, precisamente, eluden la diferencia sexual como un hecho primario como estando ahí desde el principio tanto en la mujer como en el varón y la relega al estatus de una diferencia secundaria contenida en la formación del género sessuazione femminile del ser-mujer.

Obviamente, como afirma Scott, no es la falta de información sobre las mujeres sino la pretensión de que esa información no tiene nada que ver con "la historia" lo que condujo a la invisibilidad de las mujeres en los relatos del pasado.

Tampoco hubiera sido posible sin las tareas de coordinación realizadas por MaLuisa del Río y por Norma Villarreal. Sin duda el alma del curso han sido Lola G. Natalie SARRAUTE2 En los ensayos filosóficos que no se ocupan del tema que es el centro de este programa de doctorado, no es extraño encontrar alguna referencia a Hannah Arendt; una referencia que la convierte en "la mejor discípula de Heidegger, de Jaspers" o en "la madre no reconocida de Habermas".

En términos generales, podría decirse que, en tales ensayos, la obra H. Gallimard, París trad. Cabe señalar excepciones como, por ejemplo, el tratam iento que Paul Ricoeur ha dado a la obra de Arendt véase, por ejemplo, su prefacio a la traducción francesa de The Human Condition Calmann- Lévy, París Sea cual sea la forma atribuida a la muerte de la modernidad, siempre es entendida, por parte de quienes la han diagnosticado en los años 80, como una muerte merecida: En el contexto de la reflexión filosófica de la pasada década parece que hemos vivido una época marcada por los "post": Dos manifestaciones de esta crisis son, por una parte, el hundimiento del concepto de sujeto autotransparente, capaz de dominarse a sí mismo y a través de ello conocer y manipular el mundo de los objetos y, por otra, la desaparición de la posibilidad de un discurso reflexivo sobre el presente, una vez que ya no son posibles los "grandes metarrelatos de legitimación".

A menudo, se ha afirmado que hay buenas razones para explorar las relaciones entre feminismo y postmodemismo, en la medida que ambas actitudes han proporcionado críticas duras a la "filosofía tradicional"5 y han tratado de mostrar la posibilidad de un pensar no neutro y antiesencialista, de un pensar "encamado" "femenino".

Nicholson, "Social Criticism without Philosophy: Prezzo "11 filosofo e il fantasm a del feminile Aut-Aut, , F. Collin "Praxis de la différence. Notes sur le tragique du sujet" en Les Cahiers du Grif Provenances de la pensée. Tomaré como hilo conductor de mi intervención algunos textos de la obra de Hannah Arendt una pensadora que, a diferencia de los filósofos postmodemos, poca atención dedicó a "lo femenino". Efectivamente, se puede entender el pensamiento de Hannah Arendt como un intento por comprender7 desde la consciencia de que las exigencias de los hechos y acontecimientos del presente requieren nuestra atención reflexiva y crítica; toda su obra indica un esfuerzo por evitar que la realidad devenga opaca al pensamiento.

En un artículo de , "Understanding and Politics"8, Arendt define la comprensión como un complicado proceso que, a diferencia de la correcta información y del conocimiento científico, nunca produce "resultados inequívocos". Se trata de una actividad interminable mediante la cual Nos reconciliamos con lo que hacemos y padecemos, con nuestras perplejidades.

Comprender sería, pues, la forma específicamente 7. Los hombres siempre tienen unas ganas terribles de ejercer influencias No, lo que quiero es comprender, y cuando otras personas también comprenden, entonces siento una satisfacción comparable al sentimiento que se experimenta cuando alguien se encuentra en un terreno familiar. Partisan Review, , pp. Pero, sólo podemos comprender o reconciliarnos con el mundo cuando "se han silenciado la indignación y la ira, que nos obligan a la acción1,10 y, entonces, somos capaces de recordar, de repetir mediante el relato.

Y con este repetir de la narración establecemos el significado de la acción. Por decirlo con palabras de Hannah Arendt": De este modo, en este contexto, el deseo de comprender significaría la voluntad expresa de añadir algo al mundo, de crear sentido.

Un mundo opaco es un mundo sin pasado ni futuro un mundo natural, no humano un mundo donde es imposible añadir algo propio, innovar, ni siquiera conservar. Los seres humanos tienen el extraño poder de interrumpir los procesos naturales, sociales e históricos: La natalidad es aquí la matriz de todas las acciones, en tanto acto de ruptura con el pasado mediante la introducción de algo nuevo en medio del continuum temporal de la naturaleza.

Arendt, a diferencia de los metafisicos, toma la natalidad14 como experiencia límite de la finitud humana y como matriz de la acción. Nacer es aparacer, hacerse visible, Para este tem a es tam bién interesante el texto que, en este volumen, Arendt dedica a "Isak Dinesen: Los filósofos, los hom bres de pensam iento, han tom ado la experiencia de la m ortalidad com o experiencia radical de la finitud hum ana, pero com o señala F.

En cam bio la referencia a la natalidad hace aparecer al hom bre en su condición plural, en su condición de agente. Press, Chicago , cap. Estar vivo significa, pues, no poder resistirse a la autoexhibición para reafirmar la propia apariencia.

Y ello a raíz del hecho de que somos al mismo tiempo sujetos perceptores y objetos percibidos, formamos parte de un contexto. Así lo que caracteriza la acción es el hecho de que siempre inicia algo nuevo, pero esto no significa que siempre pueda comenzar ab ovo, crear ex nihilo.

Para hallar espacio a la acción propia es necesario antes eliminar o destruir algo y hacer que las cosas experimenten un cambio. Semejante cambio resultaría imposible si no pudiésemos eliminarnos mentalmente de donde nos hallamos físicamente e imaginar que las cosas pueden ser también diferentes de lo que en realidad son En este sentido, no sería legítimo entender la pluralidad como simple alteridad otherness ; pluralidad tiene que ver con distinción, con singularidad, con lo que se muestra a través de la acción y del discurso.

Con las cosas compartimos la alteridad, pero la distinción es propia de la acción humana. De esta manera, la política introduciría una ruptura en relación con cualquier modalidad simplemente social de vida.

Taurus, M adrid The Human Condition, subrayado F. La pluralidad no es, por tanto, un estado sino un logro, una realización. El hecho de que cada mujer u hombre sea capaz de acción significa que debe esperarse de ella o de él lo inesperado.

El descubrimiento del quién, en contraposición del qué substancia es alguien, se halla implícito en todo lo este alguien hace y dice. Esto es, Arendt entiende que para el sujeto no hay conocimiento inmediato de sí, sino continuas re-apropiaciones por medio del relato.

Mediante la narración se unifica en una acción total y completa lo diverso constituido por las circunstancias, los objetivos y los medios, las iniciativas y las interacciones, los reveses de la fortuna y las consecuencias no deseadas de los actos humanos Así a través del rodeo del relato conseguimos una identidad, una estabilidad-inestable: De este modo, a pesar de que el relato no resuelve las frustraciones de la acción, al menos las hace productivas: Con lo que la identidad no puede remitirse nunca a un contenido de verdad ni escapar de la fragilidad a través de una apuesta por la uniformidad.

En la medida que una identidad narrativa permite leer en "si mismo" la acción, la vida puede devenir una vida examinada. En este contexto, al concepto de responsabilidad le quedaría reservado un importante papel por la mediación del compromiso de "mantener la palabra dada", de reconocerse en la propia historia. De modo que, aquí, lo opuesto a la verdad no sería la falsedad sino la mentira deliberada. La propuesta de Arendt es una propuesta que sugiere atender a un quién que se configura a través de la acción y del discurso en el mundo.

Se trata de pensar la política en plural, de pensarla como espacio de comunicabilidad espacio between entre sujetos que deliberan y discuten Introducción a Temps et Récit, I, Eds. Cristiandad, M adrid The Life o f the Mind, Thinking trad. Centro de Estudios Constitucionales, M adrid Y espacio de comunicabilidad no indica algo tan simple como un marco parlamentario, sino que aquí significa espacio en el que tiene sentido la pregunta " quién eres?

Los antisemitas no formularon esta pregunta a los judíos y la política tradicional tampoco lo ha hecho con las mujeres. A pesar de que H. Arendt no se ocupa para nada en su obra de la sexuación del pensamiento, cabe dejarse interpelar por su pensamiento, en la medida en que algunas de las cuestiones que sugiere no nos resulten nada ajenas.

Acaso se puede leer el proyecto arendtiano como la pregunta: Cómo pensar un espacio político en el que tenga cabida la pregunta " quién eres?

Cómo pensar este espacio desde el énfasis en la contingencia, la heterogeneidad y la fragilidad del sentido de las acciones? El nacimiento y la muerte seguramente no son términos equivalentes de la finitud. No es indiferente para el pensar filosófico elegir una u otra. Diríase que la opción por la natalidad es una apuesta a favor de la vida, es una apuesta, por aceptar la contingencia, pero también lo nuevo; se trata de, a pesar de la fragilidad, abogar por la posibilidad de producir sentido, de no reducir los acontecimientos que nos ha tocado vivir a lo ya conocido, de evitar que las categorías utilizadas para la comprensión puedan cumplir la función de protegemos frente a lo nuevo de la realidad 4.

La reivindicación de la palabra y del discurso en H. Y acaso este malestar tiene algo que ver con aquellas palabras de Arendt, en Los orígenes del totalitarismo La propuesta de entender la posibilidad de un sujeto reflexivo por medio del rodeo de la narración puede extenderse a la identidad colectiva de las mujeres?

Si la respuesta es afirmativa, cabe preguntarse qué fragmentos del pasado de las mujeres nos pueden proporcionar un buen relato de nosotras mismas?

Y el resultado de este "buen" relato no debería ser el hacemos cómodo nuestro pasado, sino el haber dado con aquellos fragmentos del pasado que, arrancados de su contexto y reordenados, tuvieran la fuerza de los pensamientos nuevos y, por tanto, vigencia en el presente.

El propósito de este artículo es abrir una reflexión sobre el origen de este término y su uso, poniendo particular atención en las implicaciones que tiene abandonar su potencial analítico, tanto desde el punto de vista teórico como desde el punto de vista político. Tomo el título de Sahlins, M. Adicionalmente, con el fin de señalar el sexismo en el lenguaje y evitar al m ismo tiempo soluciones sexistas consistentes en aplicar el femenino en todos los casos, he optado por usar la letra 'e en lugar de la a y de la o com o term inación de los substantivos, pronom bres, adjetivos o artículos, en los casos en que m e refiera a persones de am bos sexos o de am bos géneros.

Véase por ejemplo Giddens, A. No hay que decir que el camino se puede realizar en las dos direcciones: Dicho de otro modo, en el primer caso estamos tomando conciencia de que construimos realidad con las palabras y en el segundo construimos realidad nos demos cuenta o no de ello, porque las palabras y las representaciones del mundo que las palabras representan son tan reales como los objetos que nos representamos con conceptos, los cuales a su vez representamos con palabras.

Si la palabra es una representación de la representación y el concepto es una representación de la realidad, tanto En cuanto a los objetos pueden ser reales o ideales, hay que considerar que los propios conceptos pueden ser tratados como objetos. Es preciso por otra parte no confundir cómo es el objeto en sí de cómo queda determinado por el concepto, ya que entre el concepto y el objeto media la intencionalidad de le sujete. Le sujete ni adopta ni puede adoptar una actitud neutral ante el objeto, sino que tiene intenciones respecto del objeto, aunque esas intenciones no sean autónomas sino un producto social.

Finalmente podemos recurrir a Mario Bunge4 para diferenciar término y concepto, y relacionar los conceptos con el conocimiento científico. Bunge diferencia el lenguaje natural del artificial y señala que los conceptos forman parte del lenguaje artificial, cada ciencia se dota de su propio lenguaje mediante el cual produce y transmite un cuerpo de ideas y pensamientos. El lenguaje sirve a dos propósitos: Es importante no olvidar que el conocimiento científico es eminentemente conceptual.

De entre los diversos tipos de conceptos individuales, de clases, relaciónales, cuantitativos son los conceptos de clases los que conciernen al objeto que nos ocupa: Bunge, Mario, La investigación científica.

El uso colectivo y la evolución de los conceptos. La clasificación requiere una doble operación: Si aplicamos nuevamente el método analítico sobre el mismo objeto empírico: La otra cuestión a considerar es si el concepto de género es específico de una cierta disciplina o es compartido por una pluralidad de disciplinas, aquellas que podríamos abordar bajo el genérico de ciencias humanas, o ciencias de la cultura, o ciencias sociales.

En este caso pongo hum ano, en masculino, porque en este estadio del conocimiento nos referim os al objeto con las palabras que nos dan. El resultado de la síntesis nos lleva a constatar las im plicaciones que tiene utilizar el género m asculino para referirnos a los dos géneros y nos dotam os de un m edio para señalar que ese género no se puede aplicar en la síntesis.

En m i prim er trabajo publicado sobre el sistem a sexo género las, los, les lis lus. Es posible usar una palabra que sólo es una convención para designar algo, sin que necesariamente se produzca una coincidencia entre lo designado y el concepto que originariamente se representó con el término en cuestión. Supongamos que deseamos construir una teoría donde se quiera separar las diferencias físicas de la posición económica, y donde se considere que la posición respecto de los medios de producción es el factor determinante de la posición económica8.

En ese caso podría utilizarse el concepto de clase para señalar que la estructura económica no es la consecuencia de las diferencias raciales, sino que éstas se emplean y significan las diferencias de clase9: Si una segunda generación de investigadores tomara el término trabajadores asalariadas para designar a todes les negres, en función de su raza, y no de la posición social que ocupan, lo que estaría ocurriendo es que el término negre ha sido substituido por el término trabajadora asalariade o bien se ha converti- 7.

En ese mismo estudio las los les Con los desarrollos de la m oderna genética el térm ino raza ha dejado de ser un concepto científico. El momento en que adquirió auge ese término fue cuando los científicos naturales se basaban predom inantem ente en factores anatóm icos para establecer sus clasificaciones.

Desde el punto de vista genético, en cam bio la raza no se sostiene com o concepto científico, ya que las diferencias anatóm icas tan sólo son una pequeña parte de las variaciones posibles en nuestra especie. Lo que ha sucedido es que hasta ahora, para significar a les negres se usa el término trabajadores asalariades, y con este término ya no se representa la estructura económica la cual es un concepto, representación del objeto, sino las diferencias biológicas, las cuales son otros conceptos y por tanto otra representación del mismo objeto empírico.

El término ha dejado de referirse al concepto al que se refería cuando se acuñó y se emplea para representar otro concepto, el de raza. En nuestro caso podemos considerar pioneros de la distinción a J. Ver el Diccionario de M aría Moliner.

Benjam in, The transsexual phenomenon. Recherches sur l identité sexuelle. Gallim ard, Sex and Gender Oakley, La mujer discriminada: Debate, Sex, gender and society. Maurice Temple Smith Ltd. Baker, "Biological influences on hum an sex and gender". Chodorow, The reproduction o f mothering: Psychoanalisys and the sociology o f gender.

Berkeley y Los Angeles: University of C alifornia Press, M. M artin y B. Anagrama, Female o f species. Colum bia University Press, Rubin, "The trafic of women: M onthly Review Press,. Es muy importante tener en cuenta los orígenes de la diferenciación conceptual entre sexo y género, para comprender mejor la manera en que sus orígenes ha podido contaminar las teorías construidas al servicio de la aspiración política de igualdad entre les seres humanes.

Tanto Money como Stoller, primeros autores que utilizan el concepto de género, constataron dos hechos. En segundo lugar, algunes persones que morfológica y funcionalmente se ajustan a uno de los sexos, declaran encontrarse metides en un cuerpo equivocado, y cuando se expresan de este modo indican que creen estar experimentando las emociones y deseos, o deseando hacer las cosas que socialmente se atribuyen al otro sexo y ser reconocidos como tales. Si las conductas socialmente reconocidas, las estructuras psíquicas y la identidad sexual se expresa o se canaliza en nuestra cultura en forma de dos patrones: Qué les ocurre social y psíquicamente a les persones que no pueden ser clasificades en ninguna de estos dos grupos, por presentar sus caracteres sexuales un alto grado de ambigüedad?.

La otra es reconocer que la estructuración de la sociedad es deficiente o injusta, en el sentido de producir conflictos irresolubles en el marco de la propia estructura, y que la queja individual es un síntoma de trastornos de origen social.

En otras palabras, le individué que manifiesta la queja puede ser tomade como un elemento particularmente sensible al sufrimiento que intrínsecamente genera la sociedad a cualquier persone al encorsetar todas sus potencialidades en uno de los dos patrones de integración social que se proponen, el masculino o el femenino. El hecho de que la queja no sea generalizada, o que las manifestaciones de la queja no resulten evidentes, procede de los procesos de ocultación, deformación o sordera ante los conflictos, procesos que dotan de continuidad la estructura social.

Si fuera escuchado e interpretado quien se Y por otra parte la estructura de la sociedad tiene unas características tales que genera sufrimiento.

Si consideraban consistente la identidad de género, se tomaba como inconsistente el sexo, y se adaptaba al género de le individué. El resultado era que recomendaban que se practicara a les sujetes en cuestión una operación de cambio de sexo, eufemismo con el que se referían a que estaban recomendando su castración real. Por el momento es completamente imposible hacer que un macho se convierta en hembra y a la inversa, sólo se pueden crear apariencias de macho o de hembra.

En primer lugar que la estructura de la sociedad no es una variable, sino una constante. La estructura de géneros de la sociedad no se toma como modificable, sea porque no se desea modificar, sea porque no se cree que se pueda modificar. Si algo anda mal y la estructura de la sociedad debe tomarse como constante, qué es lo variable y qué depende de qué?.

Su respuesta fue considerar variable le individué y esencial el género, siendo el sexo lo contingente. Une puede ser de uno u otro género y el sexo ha de corresponder necesariamente al género. Si no se produce correspondencia "estoy encerrado en un cuerpo equivocado", hay que corregir el error, cambiar el cuerpo. Las operaciones son mucho menos frecuentes entre las hembras que entre los machos. Bajo la demanda de cambio de sexo laten alteraciones psíquicas y la operación de cambio de sexo no es una elección sino atender los síntomas de un trastorno psíquico sin intervenir en el propio trastorno.

Ser masculino es un acto de libertad y femenino un acto de determinación siempre y cuando se considere que la estructura social es invariable. Si se practica la operación de cambio de sexo se acaba dando la razón a le paciente, como si el síntoma del trastorno sentirse encerrado en un cuerpo que no es el que le corresponde fuera el trastorno en sí mismo y no la indicación de que existe un trastorno. Por ese camino el dolor no es escuchado e interpretado. En lugar de partir de la base de que el cuerpo es lo que es, en eso no nay error, y m ostrar que el error consiste en la incapacidad para reconocer como propio el cuerpo.

Se deja en manos de le paciente el diagnóstico y la prescripción, con ello se censura su mensaje: Hemos juzgado muy importante presentar los orígenes del uso del concepto de género, junto a sus implicaciones políticas, lo cual ha permitido señalar la visión individualista y conservadora de la estructura social que lleva en su raíz. Pero en relación al concepto de género las posiciones han sido bien diversas, podemos sintetizar en cinco opciones los modos en que se ha venido estableciendo la relación entre el concepto género y el concepto de sexo: No se usa el término ni el concepto.

La clasificación que se usa es la de varón y hembra, suponiendo que la masculinidad y la feminidad son una parte de los atributos sexuales, naturales, que condicionan las capacidades de la gente para realizar cualquier actividad u ocupar cualquier posición social Se usa el concepto y no el término. La situación de mujeres y varones se representa mentalmente como un producto social mientras que se entiende que las diferencias sexuales no son causa sino justificación de la desigualdad entre varones y mujeres Moebius, P.

Bruguera, , Überden physiologischen schwachsinn des weives. En esta posición se podrían clasificar trabajos com o los siguientes: Se usa el concepto y el térm ino La situación de varones y mujeres se representa mentalmente como un producto social y psíquico, se considera los efectos sociales de que las hembras sean femeninas, y los machos masculinos.

Se usa el término y no el concepto. Adicionalríiente se suelen abordar las características condiciones y consecuencias de la división sexual del trabajo, olvidando los aspectos estructurales, no ya individuales de la división del trabajo por géneros Si tomamos por ejemplo los planteamientos de Como ejem plo de esta situación podría citarse a Chodorow, y a Rubin, a las que ya nos hemos referido anteriormente.

Se organizan jom adas sobre Género y Geografía, por citar un ejemplo, cuando aquello que se va a abordar es la desigualdad sexual y no la desigualdad de género.

Ello implica estudiar cómo se construye la categoría "mujer" en diferentes discursos, y ello conduce a que la lucha contra la subordinación de la mujer se plantee en formas específicas.

Por otra parte, no existiendo una entidad homogénea mujer o varón, no tiene sentido el debate sobre la igualdad o la diferencia entre mujeres y varones. Mouffe señala que le misme individué, sea hembra o macho se encuentra situade en diferentes "posiciones de sujeto". Para ello nos referiremos a un artículo de Elizabeth Faithom, en que justamente reflexiona sobre el tema, en relación a los sesgos de sexo y de género que se producen en la investigación de campo, dice: Al principio, yo misma viví esta experiencia, y comenté esta cuestión con otros antropólogos.

No es muy difícil que una investigadora de campo hembra viva en una cultura donde es percibida como "una mujer que se comporta como un hombre", siempre y cuando la cultura anfitriona tolere semejante comportamiento. No nos acaba de aclarar si desde el punto de vista del género considera esta profesión como masculina, femenina o neutra.

Utiliza el térm ino género para referirse a "las definiciones culturales de m asculino y femenino" p. University of Illinois Press, El subrayado es mío. Pero la cosa no acaba aquí, resulta que puede llegar a darse el caso en que quieran saber de qué sexo es le investigadore24, Faithhom se refiere a De qué género es esta profesión?.

Aquí qué deberíamos decir: Ya hemos visto que en otras culturas se considera masculina. H an de identificar su sexo para conferirle la identidad social que corresponde a su sexo.

A nuestro entender simplemente se le pidió que mostrara sus caracteres sexuales, cosa bien distinta a "dar pruebas de la identidad sexual". En este caso tomaremos el libro de Archer y Lloyd, Sex and Gender25 Empezaremos por mostrar el modo en que aparece el término género en una tabla con estadísticas sobre nivel de renta: Cam bridge University Press, P.

Sin embargo, cuando se establece la comparación por géneros, se ponen los términos hembra y macho Este uso del término género es muy frecuente en la actualidad.

Para entender que a través de esta tabla se desean abordar las cuestiones relativas a la desigualdad de género habría que establecer una relación entre el nivel educativo y el género, la cual cosa significaría que se ha definido como femeninos ciertos niveles educativos y como masculinos otros.

En la tabla se utiliza el concepto de género de una forma errónea e incongruente. También explica algunas diferencias la participación en diferentes ocupaciones. Si pudiera constatarse que el trabajo a tiempo parcial es una modalidad fe En el original female y male.

Sin embargo esto no se hace, y como consecuencia, aunque se incorpore el término género no se usa como concepto, o si se prefiere, la conceptualización que se desarrolla en el trabajo no requiere el uso del concepto de género.

Lo cual resultaría extremadamente confuso ni no se advierte el empleo de este criterio a lo largo del libro. Todo parece indicar que se toman los términos hembra y mujer como sinónimos, al igual que los términos macho y hombre. Decíamos que disociar analíticamente ambos factores conduce a tomar algunas decisiones sobre el modo en que debe ser utilizado el concepto de género: Este criterio obstaculiza realizar una clasificación de los machos y hembras de la especie conforme al género al que pertenezcan.

Disolver la importancia de la posición de género comporta debilitar el movimiento político que se nutre de esa visión del mundo. Esto implica que en lugar de tom ar el género como una variable que adopta dos valores masculino y femenino independientes el uno del otro, se entiende que el concepto de género nos remite a un sistema de relaciones.

Lo relevante no son los géneros sino las relaciones que se establecen entre los géneros. Es preciso referir un género al otro para poder comprender el significado de cualquiera de los dos.

La siguiente condición que proponemos es tomar una de entre todas las dimensiones posibles del género a la que le atribuimos mayor potencia interpretativa que a cualquiera de las restantes. Desde este punto de vista aquello que en nuestra sociedad se presenta como específico del género femenino y en tanto existe una relación entre sexo, género específico de las hembras es el hecho de que su contribución a la producción de la existencia es la producción de la propia vida humana como tal.

Esto supone que podemos estudiar la desigualdad de género en términos de estructura social. La sociedad se halla estructurada en dos géneros, el que produce y reproduce la vida humana, y el que produce y administra riqueza mediante la utilización de la fuerza vital de les seres humanes. Vemos que el sector productivo de la vida humana se organiza en condiciones de dependencia respecto del sector dedicado a la producción de riqueza y a la administración.

Cuando hablamos de desigualdad de género es a este tipo de desigualdad al que nos referimos. La desigualdad de género se produce tanto si les persones que desarrollan estas actividades son hembras como si no lo son. En estrecha relación con la desigualdad de género existe desigualdad de sexo. Es habitual confundir la desigualdad de sexo con la desigualdad de género. El error probablemente obedece a que existe una estrecha relación entre el sexo y el género, de tal modo que lo habitual es que las hembras sean femeninas y los machos sean masculinos.

Intentaremos desarrollar lo que acabamos de exponer con un ejemplo. En este ejemplo la desigualdad salarial podría ser el resultado combinado de la discriminación por razón de sexo y de la desigualdad de género. Como decíamos, es necesario diferenciar la desigualdad por razón de sexo de la desigualdad por razón de género. La desigualdad por razón de sexo se pondría de manifiesto cuando para un mismo tipo de trabajo y en la misma categoría las hembras estuvieran peor pagadas, al mismo tiempo la discriminación por razón de sexo se pondría de manifiesto cuando en igualdad de condiciones se prefiriera un macho a una hembra, para ocupar un lugar de trabajo.

La desigualdad por razón de género se manifestaría cuando un trabajo considerado femenino, lo realizara un macho o una hembra estuviera peor pagado que un trabajo masculino, o cuando les persones que realizan tareas socialmente consideradas femeninas, independientemente de que fueran hembras o machos, fueran excluidos de las actividades sociales debido al trabajo que desempeñan. Hay una relación dialéctica entre sexo y género.

Cuando en una sociedad dada el sistema de asignación de posiciones sociales se fundamenta en las diferencias sexuales ocurren las siguientes cosas: La primogenitura puede tener una gran importancia social.

El género precede al sexo y No identificar el sexo de le recién nacide en una sociedad sexista equivaldría a no dotarle de identidad, sería en sí pero ño para sí ni para les demés, y como consecuencia no se podría constituir sujeto. Inversamente en aquellos casos en que no se produzcan diferencias anatómicas marcadas, se pueden tener dificultades para construir la identidad. Es decir, estamos estructurando la sociedad en base a una apariencia: Ello significa que aquello previamente denominado masculino o femenino sería patrimonio de cualquier individué independientemente del que fuera su sexo.

Por otra parte y para terminar, debe subrayarse que el sexo y el género no tienen existencia empírica, no forman parte del objeto de estu Este texto no supone una "rareza" dentro de la controversia y, sin embargo, como en tantos otros campos, el eco de las voces femeninas no muestra su real y efectiva presencia en la querelle.

París, Bibliothéque Nationale, MS fr. Lucrezia Marinelli, una interlocutora culta y crítica que proporciona teselas originales para acoplar en el complejo mosaico de nuestra memoria me parece, por ello, un quehacer sumamente atractivo. Casi doscientos años después que Christine de Pizan, Marinelli escribía un tratado en el que examinaba el tema central de la querelle, esto es, la "inferioridad-superioridad" de las mujeres.

En un clima modificado por la cultura y la época, la humanista veneciana salió en defensa de las mujeres denunciando y rebatiendo su difamación. Tengamos presente en primer lugar que el movimiento humanista había puesto la conservación del saber en el centro de su interés.

Esta atención partía de la creencia de que el saber auténtico aquel que interesaba al ser hum ano porque lo situaba en el eje de su reflexión se había perdido, al desaparecer los libros que lo contenían o porque no se había sabido vislum brar en el interior de los que se habían conservado.

Con el fin de restablecer dicho saber, los hum a nistas se dispusieron a descubrirlo dentro de los textos disponibles descartando los "malos" libros y restaurando los "buenos" y a localizar y recuperar los textos ignorados durante siglos. Desplegando una impresionante actividad cultural, los humanistas que se adscribieron a este proyecto se dedicaron a buscar, reponer e integrar a los autores antiguos con la aspiración de "renovar" y "salvar" así lo expresaban la cultura humana.

Una de las actividades que gozó de un desarrollo fundamental fue la relacionada con el restablecimiento de la pureza de los escritos. Persuadidos de la corrupción sufrida por muchos de los textos antiguos desde el tiempo en que habían sido escritos hasta el momento en que ellos los recibían, los humanistas se aplicaron en descubrir elementos que les permitiesen detectar los añadidos, interpolaciones, pérdidas y transcripciones erróneas que podían desvirtuar su sentido primigenio.

Sin entrar aquí en valoraciones sobre el influyente modelo de esta cultura, deseo destacar uno de los puntos que habría de resultar decisivo para el pensam iento femenino: Siguiendo el género de estudios hum anísticos, los studia humanitatis, estas mujeres lograron alcanzar un elevado nivel de saber.

Esforzadamente, y para defender su "dignidad", estas autoras legitimaron su palabra e iniciaron diversos itinerarios teóricos orientados a contradecir las tradicionales definiciones de la identi 2.

Sobre los program as del hum anism o puede verse: Ello no comportó un cambio notable en su "condición"3, ciertamente, pero su gesto sus profundas exigencias de saber, de entender y comunicar supusieron una contribución fundamental a nuestro recorrido. Uno de dichos itinerarios se desarrolló siguiendo especialmente la trayectoria de la querelle des femmes. Este movimiento "reivindicativo y de debate", como ha escrito María-Milagros Rivera4, surgió en la Europa feudal en fecha incierta desde el siglo XII se constata en Europa una Frauenfragef y recibió su forma definitiva con Christine de Pizan.

La decisiva participación de esta autora en el debate que se había producido en torno a Le Roman de la Rose y la difusión de algunos de sus textos, como Les Trois Vertus y el antes citado Livre de la Cité des Dames, convirtieron la querella en un fenómeno de alcance internacional que habría de perdurar hasta finales del siglo XVIII6.

Partiendo del mismo esquema de inferioridad-superioridad, se desarrolló una fina red de intervenciones que afectaban a distintas partes de la cuestión, vinculada por su naturaleza a la historia, la religión, la filosofía, la m edicina y la economía.

Numerosos autores y autoras del Occidente culto rebatieron los argum entos de quienes sostenían las nociones de inferioridad femenina, mostrando razonadam ente que las mujeres eran tan dignas como los hombres. He tratado en otro lugar "Isotta Nogarola: Véanse, por ejemplo, G.

En concreto, la "dignidad" y "excelencia" de las mujeres serían celebradas y codificadas de modo especial durante las primeras décadas del siglo XVI. Por el contrario, avanzado el siglo se desencadenó una violenta polémica vinculada al clima de la Contrarreforma católica. La inserción de Lucrezia Marinelli en la querella es una respuesta directa y personalizada a un texto que condensa toda la tradición misógina de la vituperado mulierum.

Como señala Ginevra Conti Odorisio, para documentar la calidad, la cantidad y el contenido de los provocadores ataques de aquella literatura, la obra de Passi es, sin duda, "ejemplar" Por error, por lo m enos hasta mayo de , aparecía clasificada bajo la antigua signatura de dicho fondo la prim era edición de Marinelli, cuando en realidad dicha signatura correspondía a la edición de , "nuevamente reformada" del tratado de Passi.

Sobre la polém ica M arinelli-passi, véase E. En esta obra pueden leerse textos m uy im portantes de Lucrezia M arinelli y de las tam bién venecianas M oderata Fonte, pseudónim o de M odesta Pozzo, , y sor Arcangela Tarabotti,. Hebreos y cristianos, escribe en el primer discurso de su obra, concuerdan en este punto: El doctísimo rabino David Kimchi [ o Kimcki?

Acacio, al ver que su sobrina no hacía comentario alguno, le tendió el periódico. No es lectura recomendable para una señorita. La condesa lo permitió, no sin reticencias. La Condesa le arrancó el periódico de un tirón. En aquellos momentos, unos toques en la puerta anunciaron que la cena estaba lista. Pasaron al salón principal y se sentaron: Luego bendijo la mesa. Isabel, y otra sirvienta muy joven, fueron sirviendo la sopa con sumo cuidado. De hecho, la de menor edad tembló al ponerle la ración de sopa a Alicia.

A esta le pareció que era muy pequeña para trabajar, pero recordó que aquella época era otra y las cosas funcionaban de forma muy diferente. Luego terminó su trabajo y se marchó con Isabel.

Alicia empezó a sospechar qué tipo de pervertido era su tío postizo y se le revolvieron las tripas. Pese al malestar, se tomó su sopa con toda la educación de la que fue capaz. En general no se habló mucho durante la cena hasta que los postres se sirvieron. Mientras se retiraban los platos, a la pequeña sirvienta se le resbaló uno que cayó al suelo, rompiéndose. Tanto Isabel como Alicia acudieron de inmediato a ayudarla.

Una joven de tu posición no debe hacer eso. No lo puede evitar. Isabel —cambió de tema—, recógelo todo y lleva a la nueva con Antonia. Qué difícil encontrar sirvientas de calidad en estos tiempos. Alicia estaba alucinando con tanto despotismo.

La Condesa se levantó y todos lo hicieron tras ella. Alicia no tomó ninguna infusión, ni el café. La advertencia de Dorian había sido suficiente. La Condesa y Acacio hablaban tranquilamente de temas de sociedad. El joven estaba sentado al lado de Aleix, y pareció cohibido. Esta salió de inmediato. Pero aquí son muy estrictos con nosotras. Alicia no se atrevió a hablar con ella sobre sus sospechas, pues no disponía de pruebas. Tras tomarse un necesario descanso, se dirigió hacia la salita.

Antes de entrar escuchó sus conversaciones y pegó la oreja a las macizas puertas de madera. No distinguió del todo lo que decían, pero lo captó a grandes rasgos. Aquello no le hizo gracia alguna a la joven, que entró tras llamar a la puerta. Podríamos pasear por el jardín. Buenas noches y muchas gracias por esta velada tan entretenida.

Ha sido un placer. Después de aquello, Alicia se fue a sus aposentos y se sentó al lado del ventanal que daba al jardín trasero. Abrió este para escuchar el sonido de los grillos y sentir el aire limpio de la noche.

La ciudad Condal y el Eixample eran muy diferentes en aquella época. Decidió estar alerta en todo momento y seguirles la corriente. Capítulo 8 Aquella noche Alicia no tuvo sueños extraños porque, sencillamente, no pudo pegar ojo. Pensó en la pobre chiquilla y en si se la habría llevado Acacio a su casa. Los grillos seguían con su charla nocturna, pero algo escuchó que le hizo ponerse en alerta. Encendió un candil y salió de la habitación.

El sonido, como quejumbroso, se escuchó en la lejanía. Caminó un poco hasta que vio una luz que bajaba del piso superior y se quedó petrificada. No era otra que Antonia, en camisón y con los cabellos sueltos; pareció una bruja salida de la peor pesadilla.

Finalmente, y de puro cansancio, Alicia se durmió hasta bien entrada la mañana. Una dulce vocecilla la despertó. Esta mañana se ha ido a casa de una amiga de la Condesa. Hay que arreglarla —Alicia bufó con desagrado.

Es atractivo y galante, pero Es que no le recuerdo. Isabel puso cara de apuro. Son los nuevos ricos, los burgueses, quienes manejan el comercio, la política y el dinero. Pero yo poco sé de estas cosas, solo lo que escuché hablar al señor con sus amigos empresarios. O sea, que me usan de moneda de cambio. Su padre cedió por las presiones económicas y de la Condesa. Y usted estuvo de acuerdo Recatada y elegante bajó al jardín para encontrarse con Aleix, que la esperaba en la mesita de jardín, a la sombra, tomando un café.

Al menos no hizo el calor sofocante del día anterior y Alicia pudo soportarlo. Alicia pensó en Orgullo y Prejuicio o Sentido y Sensibilidad como base para poder comunicarse con propiedad y no coloquialmente como en pleno siglo XXI. Eran épocas y lugares distintos, pero le podía servir. Aleix sacó una pipa y fue a encenderla, pero Alicia lo detuvo. El joven se guardó la pipa, extrañado. Antes no le molestaba. Confío en que cuando mejores yo vaya recuperando la memoria.

A Alicia le entró la risa tonta al recordar al señor Darcy, de Orgullo y prejuicio. Es que no le conozco ahora mismo, y esto me viene grande.

Pero estoy seguro de que sí El joven se levantó y se fue. Aquello le hizo recordar a Alicia un suceso no muy lejano. Un chico le pidió ir a tomar algo.

Siempre le cayó bien, pero nunca pensó que le pidiera salir. Hablaron de varias cosas, se rieron, dijeron de pedir unos batidos. Cuando se los trajeron, y sin mediar palabra, él le tiró el contenido por la cabeza.

Aparecieron entonces el grupo de arpías que le hacían la vida imposible, grabando con sus móviles. Desde entonces se cerró completamente a la idea de gustarle a un hombre, y difícil sería que abriera su corazón.

Aleix volvió con una bandeja en las manos, zumo de naranja recién exprimido y pastas de té. Le sirvió el refrigerio él mismo, siendo muy educado. La asió suavemente de la muñeca y besó sensualmente el interior de esta. Alicia se puso roja y el corazón se le disparó, sobre todo cuando Aleix la besó en los labios. Aleix sonrió mientras se limpiaba con su pañuelo. Mi hermana estaba muy ofuscada. Se dio la vuelta y se fue muy afectado. Alexis encendió la pipa y se quedó tranquilamente allí, con una sonrisa sardónica en el rostro.

Alicia, por su parte, caminó por entre los pasillos de los setos que formaban un pequeño laberinto. Ese cabrón me robó mi primer beso. Se sentó a su lado y se apoyó en él. Recordó que de niña guardaba allí sus juguetes secretos, cuando iba a ver a sus abuelos, porque tenía una obertura en la base.

Aquel sentimiento, aquel recuerdo, le produjo unos sollozos al recordar un tiempo pasado y feliz, paradójicamente futuro, pero que ya no volvería. Miró la obertura, recordando sus juguetes, cuando le pareció distinguir algo entre las plantas y malezas. No la pudo abrir pues se necesitaba una llave. Al moverla se escuchó un objeto dentro.

Decidió esconderla y se la llevó a su cuarto. Capítulo 9 Alicia estuvo buscando la llave que abría la caja, por probar, pero no la encontró. Y eso en el supuesto de que perteneciera a su antepasada. Intentó abrirla con un abrecartas, horquillas y otros objetos que encontró; sin éxito. Se fijó en las pequeñas bisagras traseras y pensó en que, si las conseguía desatornillar podría forzarla de alguna forma después.

Una hora después, y mucho sudar obcecada en el objeto, pudo abrirla por la parte trasera y meter los dedos. Cayeron al suelo unas cartas y una llave gruesa. Las recogió de inmediato y empezó a fisgonearlo todo. No habían muchas misivas y eran breves. Las ordenó por fechas. Siempre planto sus rosas favoritas. No soi digno del amor de usted. Pero la amo de verdas. Soi inculto se escribir poco i pido pedon por eso.

Alicia se quedó patidifusa, no por las faltas, sino por la declaración del tal R. Las siguientes tres cartas eran de estilo parecido, hasta que la cosa cambió. Fuiste mia y yo tullo. Las rosas ja cm florecido como nuestro amor. No podemos seguir aquí, tenemos que irnos Tu familia me matara si sabe de nuestro amor.

Ellos acen cosas cada vez mas raras. Por eso quieren casarte ja con ese hombre. Tu padre nos alinda, no se como agradecerle Tengo que irme a otra casa que tu padre ha buscado pa mi. Pero no permitiré que nos separen pa siempre. Rebuscó por el suelo con la esperanza de que alguna se hubiese deslizado bajo el lecho, pero no hubo suerte. Unos toques en la puerta le hicieron saltar como un resorte y tiró todo bajo la cama. Se trató de Antonia. Bajó y se sentó junto a la Condesa.

Intentó parecer serena, pero aquel acoso directo por parte de un tío le cabreaba muchísimo. La mujer se levantó y abofeteó a su hija sin miramientos, tan fuerte que casi la tiró de la silla. Dorian se irguió instintivamente para ayudar a su hermana, pero una mirada de la Condesa lo paralizó. Tendremos título, pero estamos arruinados. Alicia la miró con la cara ardiendo por el tortazo. Por dentro entró en cólera y se levantó, cogiendo el mantel de la mesa y tirando de él hasta que todo voló.

Tanto la Condesa como Dorian se quedaron atónitos. La vieron salir corriendo hacia su cuarto, donde se encerró por dentro muerta de ansiedad. Se quitó la ropa como pudo, e intentó respirar. Se echó sobre la cama y lloró hasta quedarse dormida. Capítulo 10 La joven se despertó ya de noche y durante un instante no recordó dónde estaba. Tuvo la esperanza de haber regresado a su vida real y buscó su móvil en la mesilla.

No estaba, como tampoco la lamparita de noche. No, no había vuelto. Cogió el camisón y la bata, un quinqué y salió de su cuarto. Esperó no encontrarse de nuevo con la bruja de Antonia. Como entrara en la habitación del Ama de Llaves, eso iba a ser peor que un capítulo de American Horror History. No soy esa Alicia, soy otra y vengo del La joven se quedó trastocada, con cara de angustia. Solo te pido que confíes en mí. Pero el doctor dice No hablo como cabe de esperar.

Yo me llamo Alicia Balaguer, tengo 18 años y vivo en en esta misma casa, porque estos son mis antepasados. Algo malo pasó en mi familia y Dios me ha enviado aquí. Las dos jóvenes se abrazaron con fuerza. Tener una amiga de verdad. Isabel se echó a llorar por la emoción. Se las fue leyendo una por una hasta que Isabel se llevó las manos a la cara. Isabel pareció languidecer de pura tristeza. Conducía el carruaje cuando pasó lo del accidente Alicia entonces recordó que ya se lo habían contado con anterioridad, pero no lo relacionó.

Tras un rato en silencio, Alicia optó por dejar a la joven sirvienta a solas y volvió a su cuarto. Apoyó la espalda en las puertas y se deslizó hasta el suelo. No obtuvo respuesta, como cabía de esperar. Capítulo 11 Aquella noche, antes de echarse a descansar, Alicia trazó un plan para evitar que se la llevaran a un manicomio.

Por sí misma bajó a ver la Doctor cuando fue a visitarla tras una misiva de la Condesa. De hecho ya he empezado a recordar algunas cosas. Tal vez lo que sucedió ayer me ayudó a ir volviendo a la realidad. Alicia hizo sonar la campanilla y apareció Isabel: Minutos después, la mujer apareció muy erguida y seria. Se sentó en una butaca entre el médico y su hija. Pero, tras descansar, me encuentro mucho mejor e incluso comienzo a recordar algunas cosas.

El médico fue incapaz de dar réplica negativa ante tal explicación. Al ver esta mañana su retrato me ha venido a la mente lo amable y bueno que era conmigo. Necesito despedirme de él en su tumba y dejar las rosas que tanto le gustaban, las rojas del jardín. La Condesa se sentó a su lado y la cogió de la mano para darle su consuelo. Salió sin que aquello le hiciera una pizca de gracia, pero tuvo que continuar con su papel. Pero no se fue, escuchó tras la puerta al ver que no había moros en la costa.

Lo mejor es no presionarla, y dejar que vaya recordando por sí misma. Y rieron a conjunto, con despreocupación.

Alicia, mosca, tuvo que retirarse por precaución y siguió con el plan del día. Después de comer, la Condesa insistió en que se probara el vestido de novia. Alicia odió el vestido. Era pomposo y lleno de encajes, nada que ver con los vestidos modernos que salían en esos programas americanos de novias buscando como locas. Sería una falta de respeto hacia su bondad.

Le pregunté al Obispo y me dijo que se podía hacer una excepción. Mientas su madre faltaba, Dorian miró a Alicia con evidentes celos. La joven le dio un pequeño tortazo y Dorian se quedó atónito. Yo no soy un invertido. Podrían hacer una serie en Netflix con tanto material —bromeó para sí.

Su cuñada lo mandó callar en diversas ocasiones, y Dorian, por su parte, fue incapaz de levantar la mirada de su plato. Alegando un muy real dolor de cabeza, Alicia volvió a sus aposentos en compañía de Isabel.

Se cruzaron con Antonia y una de las nuevas y jóvenes sirvientas, vestidas ambas para salir de noche. Alicia las miró inquisitivamente e Isabel insistió en continuar, pero la joven vio el miedo en los ojillos de la niña. No sirve para trabajar. La sirvienta la asió del brazo y la acompañó a su cuarto con premura. Antonia es una abortera. Lo digo porque es insalubre y puede matar a las niñas haciéndoles esa barbaridad, tan jóvenes. Isabel asintió en silencio.

Pero esas niñas no tienen dinero Alicia pensó en una red de pederastia donde violaban a las niñas, las dejaban preñadas y luego las mandaban a abortar a la casa. No tenía ni qué comer. No sabía quién era al principio, solo que me frecuentaba a menudo. Nunca fue rudo ni brusco. Me trajo aquí para servir en la casa.

Me dijo que tenía una hija a la que adoraba y que quería que yo la sirviera y acompañara. Y él me quería, por eso me sacó de aquel lugar inmundo.

Te prometo que me las van a pagar tarde o temprano. Alicia se sintió rabiosa. Déjelas, son capaces de hacerme algo peor si se enteran. Pero Alicia no pensaba quedarse de brazos cruzados. Capítulo 12 La mañana siguiente se prepararon todos para ir al cementerio.

La familia Roses fue de las primeras en encargar su mansión, convirtiéndola en su residencia habitual todo el año. El cementerio se construyó porque los camposantos de barrio se quedaron muy pequeños, siendo también los Roses quienes tuvieron su mausoleo personal de los primeros.

Fue paradójico porque Alicia estaba visitando un lugar que se negó a hacer en el futuro. Primero porque cuando sus abuelos fallecieron era pequeña, y segundo porque no quiso acudir al entierro de su padre. A la joven le dio pena y sollozó, lo que le dio realismo a la escena.

Vomitó tras unos arbustos. La Condesa le ofreció su pañuelo. Alicia se sintió mal de veras y empezó a sospechar que la drogaban. Dorian le dijo que no bebiera té, pero podían echarle el veneno o lo que fuera en cualquier parte. No se fiaba ni de la Condesa ni de Antonia.

Durante el viaje de vuelta en carruaje le dio muchas vueltas a lo que había comido que pudiera estar envenenado. Por las mañanas le traía el desayuno Isabel. En las comidas y las cenas les servían por separado los platos. Ahí tenía que aprovechar Antonia. Alicia empezó a emparanoiarse bastante. Ya en su cuarto se tumbó a descansar. Hasta que me leyó las cartas no supe había dejado de ser virgen, así que creía que lo no tener sangrados sería por otras razones.

Tenemos que proteger al bebé, es un regalo de Dios, sobre todo de ellas Y en esta época, sin padre Isabel se fue y Alicia se quedó sobre la cama con las manos en el bajo vientre. Le entró de pronto un ataque de risa que no pudo contener. Aunque la situación la superaba, debía proteger el ser que se estaba formando en su vientre porque era su antepasado y si no nacía, ella tampoco lo haría. Tal vez ese fuera su cometido allí. Después de comer, Alicia paseó por el rosal para intentar pensar qué hacer.

Al otro lado del laberinto de setos había un pequeño templete, así que corrió por las callecitas para llegar a este y guarecerse de la lluvia que empezó a caer. Alicia se escondió entre los setos intentando no hacer ruido.

Aguzó el oído todo lo que pudo. Alicia abrió mucho los ojos y la boca, alucinando. Aquello sí que no se lo esperaba. No eres el mismo, has pasado de la bondad y el cariño a ser un hipócrita calculador. Y soy un malvado y horrible ser que lo ha poseído Alicia escuchó pasos sobre la hojarasca y sollozar a Dorian. El muchacho estaba de rodillas sobre el suelo. Pero no hagas caso de lo que te ha dicho, no eres un desviado. De donde vengo, los homosexuales se pueden casar Alicia sintió angustia, pues tenía razón.

Igual que ella, que no tenía ni voz ni voto por ser mujer. Pero aquel pobre muchacho estaba peor, no podía vivir su sexualidad libremente si ser considerado un pervertido. Lo encarcelarían, como hicieron con Oscar Wilde, sometiéndolo a trabajo forzados. Y solo era un crío. Tienes todo mi apoyo. Dorian se quedó desconcertado. Y no es buena idea que te enfermes y te mediquen, ya me entiendes Alicia asintió con cara seria.

Pero yo era muy jovencito y tímido. La idea era que te frecuentara a ti y así forjar una alianza entre ambas familias y que os casarais, porque no tenemos ya dinero. Los Llach buscaban título nobiliario, a cambio. A principios del año pasado me dejó un libro de Oscar Wilde El retrato de Dorian Gray.

No sé, fue como una declaración de intenciones. Pero se formalizó vuestro enlace Y a partir de ese día comenzamos nuestro romance. Pero de un día para otro, Aleix cambió radicalmente sin que yo pudiera encontrar una explicación y todo fue enrareciéndose hasta culminar en el accidente y la muerte de padre.

Aquello hizo pensar mucho a Alicia y comenzó a atar cabos. Era innegable que la familia Roses estaba totalmente desestructurada. Nunca estuvo interesada en el linaje familiar. Todo lo de valor de aquella época ya no existía en el futuro por diversas razones: Tras volver a la casa con Dorian, ambos se separaron. Todo aquello le vino tan grande que no pudo comer apenas ese día, y debía hacer un esfuerzo pues llevaba una vida inocente en su interior que dependía de ella.

Alicia observó que tenía la mano vendada y que caminaba dolorida. Fue un poco aparatoso. Alicia podía ser joven, pero sabía lo que era que le pegaran y tener que fingir ante su tía. Decidió seguirle la corriente. Hoy ha venido su prometido En el futuro las mujeres no tenemos la necesidad ni la obligación de casarnos y tener hijos.

Mucho menos de ocuparnos de las tareas del hogar en exclusiva. Eso no es posible. Isabel era una chica dulce que había pasado por demasiado: Alicia bajó sola, e Isabel se quedó en la puerta.

Capítulo 13 —Querida, hoy quería hablar con el Sr. Llach y contigo sobre vuestro enlace. Tenemos que planear una nueva fecha. Es lo que él hubiera deseado Alicia le hubiera pegado un tortazo de buena gana. Al mirarla vio sangre seca bajo su oreja izquierda. Ella se palpó y comprobó que así era. Voy a asearme, enseguida vuelvo. Alicia y Aleix quedaron solos y en silencio. Esto siempre ha sido por conveniencia de nuestros padres. Su familia desea un título y la mía el dinero.

Esto es sencillo de suponer. Ser una devota esposa Alicia tenía que tener una excusa para parir, por muy desagradable que fuese aquello. Aleix se puso serio y se levantó. El hombre la miró con los ojos entornados.

Alicia bebió agua; tenía la boca seca de los nervios. La Condesa entró de nuevo ya sin la mancha de sangre. Volvió a levantarse y se fue. Alicia se quedó sola ante una mesa llena de comida.

Cogió la servilleta y se guardó cualquier cosa que no perteneciera a su propio plato, pues temía que en el suyo hubiera droga o veneno. Luego se marchó sin hacer el menor ruido y volvió a su cuarto. Ya allí comió panecillos y fruta, para que el feto en formación estuviera bien alimentado. Mientras lo hacía se dio cuenta de que el ventanal de su cuarto estaba abierto y había manchas de barro del jardín sobre el suelo.

Miró fuera pero no había nadie, solo llovía. Se quedó desconcertada y miró a su alrededor; todo parecía normal, aparte de aquella anomalía. Miró bajo la cama, dentro del armario, por todo lugar que se le ocurrió y nada ni nadie allí había. Sin remitente, sin lacrado, sin destinatario, aunque debía ser para ella. Lo abrió y en su interior había una carta que leyó a continuación: El domingo a medianoche tenemos que vernos en el cementerio de Montjuíc, en el panteón Roses.

Dejaré la verja auxiliar abierta, como la otra vez. Lamento no haberme puesto en contacto contigo antes, pero ya sabes que no puedo acercarme a tu casa. He pagado a un ladronzuelo para que te deje la carta, espero que no te haya robado nada.

Al menos el misterio de la ventana abierta y las manchas estaba resuelto. Lamento lo de Ricard y tu padre, no pude hacer nada por ellos, solo por ti. La joven ya ni reaccionó, se quedó mirando el papel que tenía entre las manos con los labios muy apretados. La releyó varias veces intentando entenderla. Una punzada en el bajo vientre la dobló de dolor. El estrés no era bueno para el feto. Se metió en la cama tras guardar la carta junto a las de Ricard, bien escondidas.

Al día siguiente, Alicia seguía alucinando con la misiva. Lo que tenía muy claro era que no acudiría a un cementerio en plena noche, ella sola. Salir de Casa Roses sin que nadie se diera cuenta tampoco era factible. Pero la curiosidad la carcomió por dentro durante toda la jornada. Aquella tarde se enteró de que la Condesa no cenaría en la mansión, pues el Doctor Gramunt había montado una velada espiritista, que estaban muy de moda por aquella época.

Antonia iría con ella, el servicio tenía libre y Dorian no salía de su cuarto si no era para alimentarse. Anduvo por la mansión, observando cuadros de antepasados, esculturas, figuras Todo lo que la Guerra Civil se acabaría llevando consigo. Pero aunque Casa Roses era hermosa en pleno esplendor, nunca le resultó tan siniestra como entonces. Se quedó muy sorprendida pues ese era el mensaje de sus sueños. Al final lo había entendido. Al volver a su habitación se fijó en la de la Condesa, que en el futuro usarían sus padres.

Como era de suponer estaba bien cerrada con llave. Fue a por la llave que encontró en la caja, porque por probar no perdía nada. Por eso, cuando sí funcionó se quedó asombrada. Ni corta ni perezosa se adentró. La estancia estaba pulcra como si fuera de un museo. Le dio un escalofrío tremendo y dolor de cabeza, como si su cerebro se empeñara en recordar algo subyacente.

La joven se alejó y observó un cuadro sobre la chimenea, de una mujer que pareció venir de otro siglo. Era rubia, por lo que pensó que debió ser una antepasada de la Condesa, que no era de origen español del todo. El proyecto queda en nada por falta de acuerdo dentro del propio tripartito. A los seis meses de la entrada en vigor de la ordenanza, el Consistorio hace un primer balance. Se habían impuesto 2. La mitad de los clientes pagó la multa en el acto. Sólo 23 sanciones eran por la realización del acto sexual en la calle.

Estas multas oscilan entre 1. También se impone un centenar de sanciones por ir desnudo, a partir de una denuncia ciudadana ya que la ordenanza no lo prohíbe y se recurre a multar por ofender las convicciones y pautas sobre la convivencia.

En , el Consistorio dio cuatro años a los prostíbulos para que se adaptasen a la nueva norma de burdeles. En diciembre de , les concede una moratoria de un año. Hay entonces prostíbulos: En ellos trabajan 4.

Sólo rige para los locales de nueva creación. Los antiguos basta con que soliciten la licencia, en el caso en que carecieran de ella. La nueva normativa de prostíbulos lleva al cierre de 18 meublés; 13 lo hacen de forma voluntaria al recibir la notificación de que no tienen licencia y 5 son precintados.

Niñas rameras prostitutas en eixample -

Tal vez ello indujera a pensar que la prostituta no sólo era como una diosa, sino que la misma diosa, de haber descendido al mundo de los mortales, hubiera elegido ser retratada a semejanza de Friné u otra cortesana. La encontró en camisón en su cuarto, poniendo la ropa de trabajo en el armario. Se trata de dos casos excepcionales ya que, como sabemos por la historiografía feminista, la mayoría de las pintoras de la Edad Media ejercían su oficio de forma anónima desde los conventos. Murieron padre y Ricard, el jardinero, que es el que conducía. Alicia se sintió mal de veras y empezó a sospechar que la drogaban. Alicia decidió cambiar de tema. Ricard debió de hacer un buen trabajo en su momento. Este lanzó la cabeza de la mujer por los aires y rebotó en el suelo.

0 Responses

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *